Libertad sin fianza para el segundo violador del Eixample

  • La Fiscalía de Cataluña cree que hay que cambiar la ley para vigilar a los reincidentes

Alejandro Martínez Singul, más conocido como el segundo violador del Eixample, fue puesto ayer en libertad sin fianza sin que ninguna de las partes pidiera prisión cautelar, después de haber sido condenado por un delito de abusos deshonestos y de una falta de lesiones, cometidos supuestamente el 29 de mayo en un tren de Cercanías en la estación de Arc de Triomf de Barcelona. Martínez Singul volvió, sin embargo, a prisión, ya que cumple condena de un año por un delito de exhibicionismo cometido en Francia. Fue detenido en Barcelona el pasado 9 de junio.

Martínez Singul, condenado en 1992 a 65 años de cárcel por cinco violaciones, cinco agresiones sexuales y cuatro intentos de agresión sexual frustradas a menores de entre nueve y diecisiete años, salió en libertad en mayo del año pasado tras haber cumplido el máximo de 16 años de condena que le correspondían, de acuerdo con el Código Penal anterior a 1989. No obstante, no constaba explícitamente en ese momento que estuviera rehabilitado. La excarcelación generó una gran polémica sobre las medidas que se deben adoptar en casos de violadores reincidentes que no logran rehabilitarse.

Este caso reabre el debate sobre la vigilancia cautelar de los presos reincidentes. Así lo expresó la fiscal superior de Cataluña, Teresa Compte, que cuestionó ayer si la "vigilancia puntual es suficiente" o no. Aseguró, igualmente, que una de las medidas para reducir la reincidencia en casos de ex presos condenados por delitos graves sería la vigilancia de conducta, lo que requeriría una reforma legislativa, ya que actualmente esa práctica continuada es ilegal.

La Fiscalía de Cataluña, debido al riesgo de reincidencia y al "peligro evidente para la seguridad de las personas", ordenó que la Policía controlara de forma puntual las actividades de Martínez Singul. Así, los agentes, pudieron constatar que Martínez Singul se trasladó a Francia, aunque regresó a España "precipitada y sospechosamente" poco después. Fue la denuncia sobre los hechos de Arc de Triomf la que condujo a su detención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios