Irlanda retira del mercado toda la carne de cerdo distribuida desde septiembre

  • Las autoridades han encontrado dioxinas tóxicas en varias granjas que podrían haber vendido carne a 25 países

El Gobierno de Irlanda ha ordenado que se retire del mercado toda la carne de cerdo de ese país manufacturada y distribuida desde el pasado septiembre por la posibilidad de que esté infectada con toxinas nocivas para la salud.

La Autoridad irlandesa de Seguridad Alimenticia (FSA) señaló ayer que la medida es sólo de precaución y recalcó que el riesgo para la población es mínimo.

El Jefe de Departamento irlandés de Veterinaria, Paddy Rogan, indicó ayer que la carne podría haberse vendido "en el orden de unos 20 a 25 países".

Por otra parte, la responsable de agricultura de Irlanda del Norte, Michelle Gildernew, indicó que se han impuesto restricciones en nueve granjas de esa región controlada por el Reino Unido ya que se sospecha que también utilizaron el pienso contaminado.

La Comisión Europea (CE) dijo ayer que va a "seguir de cerca" las medidas tomadas por Irlanda tras la detección de la carne contaminada para garantizar la protección de la salud pública.

El Ejecutivo comunitario prevé organizar en breve una reunión con las autoridades competentes de los Estados miembros que puedan verse afectados por este caso para compartir información y que se apliquen medidas armonizadas.

Las autoridades irlandesas hallaron dioxinas tóxicas, del tipo policlorinato de bifenilo, en cerdos de nueve granjas del país que estaban en el matadero, lo que motivó la orden de retirada de todos los productos porcinos comercializados sobre todo en las Islas Británicas.

Se sospecha que los animales resultaron infectados a través del pienso que comieron, que contenía dioxinas, compuestos químicos obtenidos de procesos de combustión que implican al cloro.

La dioxinas son muy solubles en las grasas, y pueden infiltrarse fácilmente en la cadena alimenticia. Aunque la mayoría no tienen apenas efectos sobre la salud, algunas pueden ser muy tóxicas.

La FSA dijo ayer en un comunicado que, según las pruebas efectuadas, el problema de contaminación empezó el pasado septiembre. Los test realizados en el pienso y en muestras de grasa de los cerdos determinaron niveles de dioxinas entre 80 y 200 veces por encima del nivel considerado seguro para el consumo.

Bruselas apuntó que los resultados de los análisis efectuados el sábado confirmaron la presencia de "niveles muy altos" de dioxinas, unas 100 veces superiores al máximo permitido por la UE.

La Comisión advirtió de que una exposición a las dioxinas por un largo periodo de tiempo puede tener efectos adversos para la salud humana, aunque no si se produce de forma puntual.

Dados los "altos niveles" de dioxinas encontrados y que no es posible determinar cuáles son los productos que proceden de las granjas contaminadas, las autoridades irlandesas decidieron retirar todos los artículos porcinos del mercado, a pesar de que "sólo un 10% de la carne de cerdo irlandesa está afectada por la contaminación", apuntó Bruselas.

Los alimentos afectados por la orden del Gobierno irlandés, que también se aplica a la exportación, son, principalmente, jamón, bacon, salchichas, pasteles de carne e incluso pizzas que contengan jamón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios