Greenpeace denuncia que los residuos electrónicos de Europa, EEUU y Japón están contaminando Ghana

  • El informe, 'Contaminación Química en los emplazamientos de reciclaje y gestión de residuos electrónicos', revela una grave contaminación de sustancias peligrosas en desguaces del país africano

Según informó la organización, un grupo de investigadiores analizó suelos y sedimentos recogidos en dos de estas plantas de reciclaje para materiales electrónicos y encontró sustancias "altamente tóxicas", algunas de las cuales "pueden afectar al desarrollo del sistema reproductor de los niños mientras otras pueden alterar su desarrollo cerebral y del sistema nervioso". 

Greenpeace explica en su informe que a Ghana llegan por barco contenedores llenos de ordenadores, monitores y televisores usados de marcas como Philips, Sony, Microsoft, Nokia, Dell, Canon y Siemens, procedentes, entre otros lugares, de países europeos y "etiquetados de forma fraudulenta como bienes de segunda mano". 

 "La mayoría de la carga que llevan los contenedores acaba en desguaces de este país, donde serán apisonados y quemados por trabajadores, que frecuentemente son niños, utilizando, en ocasiones, sus manos sin ningún tipo de protección", denuncia la organización, que alerta del riesgo potencial de la exposición prolongada a "niveles relevantes de estas sustancias tan peligrosas"

Una de las plantas analizadas ellas se encontraba en el mercado de Agbogbloshie, en Accra, el centro neurálgico del reciclaje de este tipo de residuos en Ghana, y otra en la ciudad de Korforidua. Las muestras se recogieron en lugares donde tienen lugar las quemas a cielo abierto de los residuos electrónicos, así como en una pequeña laguna, en Agbogbloshie, expone Greenpeace. 

  Entre los resultados, la organización afirma que encontró "metales tóxicos, entre los que se detectó plomo en cantidades cien veces superiores a las muestras de suelos y sedimentos no contaminados", y restos de ftalatos, una sustancia química que puede alterar la reproducción sexual. "Además, una de las muestras analizadas contiene altos niveles de dioxinas cloradas, cuya consecuencia más importante en el cuerpo humano es la capacidad de provocar cáncer", destaca Greenpeace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios