Educación y Cataluña no consiguen acercar posturas sobre la enseñanza en catalán

  • Wert afirma tras su encuentro con la consejera catalana, Irene Rigau, que no hay "avances materiales" y que sólo han identificado "el núcleo de diferencias".

Comentarios 6

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Generalitat de Cataluña mantienen sus discrepancias sobre la enseñanza en catalán en la reforma educativa y no han conseguido aproximar posturas, aunque se han emplazado a seguir negociando y hablando sobre esta cuestión. Así lo ha puesto de manifiesto el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, después de mantener una reunión con la consejera catalana del ramo, Irene Rigau, para tratar sobre el borrador de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

Según el ministro, no ha habido "avances materiales" en esta cita, en la que se ha mantenido un "discusión sosegada" y sí se ha conseguido identificar el "núcleo de diferencias" entre ambas administraciones. El titular de Educación ha mostrado el compromiso a seguir hablando y discutiendo para buscar un acuerdo sobre esta reforma, que volverá a ser analizada junto con las comunidades autónomas en una conferencia sectorial la próxima semana. En esta reunión "larga" y "cordial", el Ministerio y el Gobierno catalán han examinado las cuestiones que más les distancian respecto a la Lomce, como el ámbito competencial, las evaluaciones y la enseñanza en catalán.

El ministro ha defendido la constitucionalidad de la futura norma, una postura "radicalmente" contraria a la de la consejera catalana, que considera que vulnera la Carta Magna en el ámbito competencial. A juicio de Wert, la reforma en la que trabaja el Gobierno reparte las competencias de manera "perfectamente constitucional", por lo que las posturas siguen "distantes". No obstante, el titular de Educación, Cultura y Deporte ha dicho que han acordado "seguir hablando" sobre este tema. "No se ha producido una aproximación en este aspecto", ha reiterado Wert, que ha insistido otra vez en que la realización de evaluaciones estatales, como prevé la nueva norma, respetan también el reparto competencial.

Sobre esta cuestión también han discutido Wert y Rigau, quienes han "intercambiado con bastante profundidad puntos de vista", pero no han conseguido "aproximar posiciones".

También han mantenido "opiniones discrepantes" sobre el tema lingüístico, ha relatado el ministro, una cuestión sobre la que van "a seguir hablando" y "no ha habido aproximación".

"Lo importante es que hemos identificado el núcleo de diferencias que nos separan", ha subrayado el titular de Educación, que ha destacado el tono sosegado en el que ha transcurrido este encuentro. No ha habido "avances materiales", pero las dos partes han mostrado su compromiso a seguir hablando y discutiendo, ha añadido el ministro de Educación.

El ministro ha querido recordar que se trata todavía de un borrador de un anteproyecto de ley, por lo que todavía se tienen que dar "muchos pasos". Primero debe ser aprobado por la Conferencia Sectorial de Educación, luego pasar por el Consejo de Estado y, tras la aprobación por el Consejo de Ministros, tiene que pasar por trámite parlamentario.

Por lo tanto, ha proseguido Wert, el proyecto de ley "es modificable" y el texto no está cerrado, sino "abierto". "Hay mucho tiempo para seguir hablando de muchas cosas", ha apostillado el ministro, quien ha repetido que todo el tiempo que queda hasta aprobar la reforma es "hábil" para general "el mayor consenso".

El ministro ha mostrado otra vez su disposición a considerar aportaciones "que sirvan" y que no modifiquen los "objetivos que la ley persigue". Respecto a las propuestas que le hizo  la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, sobre la reforma educativa, el ministro de Educación ha manifestado que todavía no las ha estudiado "con detenimiento".

Rigau dice que diálogo está abierto y comparte que alumnos dominen castellano

La consellera catalana de Educación, Irene Rigau, ha asegurado que está de acuerdo en el "objetivo final" del Ministerio de garantizar que los alumnos dominen el castellano y el catalán al final del sistema educativo y que el diálogo está abierto pero ve "irrenunciable" el modelo de enseñanza catalán.

Rigau se ha pronunciado así en el Centro Cultural Blanquerna de la delegación del Gobierno catalán en Madrid, tras tratar la reforma educativa durante dos horas y media con representantes del departamento de Educación en un encuentro al que finalmente se ha incorporado el ministro José Ignacio Wert.

La reunión se ha celebrado después de que ayer Wert ofreciese iniciar un diálogo con Cataluña, cuya consejera  plantó al ministro en la reunión del martes 4 de diciembre al considerar que su propuesta de reforma educativa era un ataque al catalán y "al país".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios