Detenidos el arquitecto, el aparejador y el jefe de obra del hotel de Mallorca

  • Los tres detenidos están acusados de ser presuntos autores de homicidio imprudente y contra el derecho de los trabajadores.

Comentarios 9

La Guardia Civil ha detenido a tres personas vinculadas a las obras de reforma del hotel que ayer se derrumbó en la cala turística mallorquina de Ratjada, en la que fallecieron cuatro obreros, como presuntas autoras de homicidio imprudente y contra el derecho de los trabajadores.

Las detenciones, practicadas anoche y de las que se ha informado hoy, corresponden al arquitecto del proyecto de reforma del hotel -que según el Ayuntamiento de Capdepera se inició sin la correspondiente licencia de obras-; el aparejador, y el jefe de obras, quienes permanecen en la Comandancia de la Guardia Civil en Palma.

El suceso, por el que el municipio de Capdepera ha vivido hoy la primera de las tres jornadas de luto decretadas tras el siniestro, ha llevado a la jueza que instruye el caso a abrir diligencias por homicidio imprudente y contra el derecho de los trabajadores tras visitar las obras del hotel en compañía de un miembro de la Fiscalía y técnicos de Inspección Laboral.

La Guardia Civil ha tomado declaración también hoy en Palma a los propietarios de las dos constructoras y la promotora que trabajan en la reforma del hotel Son Moll de Cala Ratjada, según han informado a EFE fuentes de ese cuerpo. Todos ellos han quedado en libertad.

Fuentes del hotel han indicado a Efe que los propietarios ya están en la isla después de que ayer cogieran un vuelo hacia el archipiélago, ya que cuando se produjo el suceso se encontraban fuera de Mallorca.

La familia Serrano, propietaria del hotel Son Moll, ha afirmado en un comunicado que en las obras de reforma del mismo, en las que trabajaba un centenar de personas, se cumplía con el plan de seguridad exigido, y ha apuntado a la lluvia como el "factor clave" del accidente.

"Los documentos administrativos y técnicos requeridos estaban en orden y, a su vez, todas las deficiencias detectadas por los técnicos, subsanadas", precisa en el comunicado.

En Madrid, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha dicho hoy respecto al accidente que todavía existen "delincuentes" que por ganar "pasta" ponen en peligro a los trabajadores que están a su cargo.

Méndez ha afirmado que, cuando se salga de la crisis, habrá que definir, con la negociación y el diálogo social, el cómo deberá hacerse, ya que en el nuevo modelo deben prevalecer el talento y la productividad, frente a la sobrecarga del "ladrillo" y la precariedad laboral.

En Palma, los principales dirigentes sindicales de Baleares y las máximas autoridades de las islas, encabezadas por el presidente autonómico, Francesc Antich, se han concentrado ante el Parlament en recuerdo de los cuatro trabajadores fallecidos.

El secretario de organización de la Federación de Construcción de Baleares del sindicato CCOO, Rafael Palomino, ha dicho "no saber a ciencia cierta si los trabajadores llevaban a cabo sus labores de noche", como ayer denunció Comisiones Obreras, pero ha dicho que "de ser así, sería una actuación ilegal".

El responsable de Acción Sindical de UGT en Baleares, Miguel Ángel Romero, ha rechazado la posibilidad de que el derrumbe de la parte frontal del hotel Son Moll se produjera por las fuertes lluvias registradas ayer en Mallorca y ha matizado que "los mecanismos han fallado claramente".

Romero ha insistido en la necesidad de "hallar los motivos que llevaron al alcalde de Capdepera (Bartomeu Alzina) a no paralizar la obra cuando tenía varios avisos (la propiedad) para que se procediera a ello".

El Instituto de Medicina Legal de Palma ha practicado hoy la autopsia a los cadáveres de los cuatro trabajadores, dos españoles y dos trabajadores de origen magrebí, que previsiblemente serán enterrados mañana al mediodía en el municipio de Capdepera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios