Detenido un militar en Madrid por importar ilegalmente armas de guerra de EEUU y Alemania

  • El arrestado, de 48 años, compraba armas completas, cañones y otras piezas que restauraba para después venderlas en perfecto uso.

La Guardia Civil ha detenido a un militar en activo por traficar con armas que adquiría en Estados Unidos y Alemania para su venta en España, y que tenía en un taller en Alcalá de Henares (Madrid) diez armas completas, algunas de guerra, numerosas piezas para armamento y más de 15.000 cartuchos. Según ha informado la Guardia Civil, el arrestado es J. M. S. Q., un militar de 48 años, nacionalidad española y residente en Alcalá de Henares del que no se han facilitado más datos.

El arrestado está acusado de importar ilegalmente armas inutilizadas o precarias, así como piezas fundamentales de éstas, desde países en los que la legislación en este ámbito es menos restrictiva que en España para rehabilitarlas y venderlas en el mercado negro a ciudadanos españoles. Algunas de las armas incautadas pueden alcanzar los 5.000 euros en el mercado ilegal, según han explicado los investigadores al informar sobre la denominada operación Barrel.

Solía adquirir las armas o las piezas por internet y las recibía por correo, pero la Guardia Civil detectó un envío que contenía una pieza fundamental de un arma y vulneraba la legalidad, por lo que comenzó una investigación que ha culminado con el arresto del sospechoso. El militar tenía amplios conocimientos sobre armamento, lo que le permitía reconstruir todo tipo de armas con el fin de obtener dinero, según ha detallado el responsable de la operación, que ha descartado que el arrestado tuviera intención de utilizar las armas para cometer sucesos, aunque la investigación continúa.

En el taller registrado se encontraron más de 15.000 cartuchos metálicos de diferentes calibres, muchos de ellos de guerra, así como dos fusiles de asalto AK47, otros dos fusiles de asalto (de los tipos Steyr y CZ), dos subfusiles Steyr y UZI y cuatro pistolas. También se intervinieron dos granadas de mano, cañones de fusiles y pistolas, numerosas piezas fundamentales para montar armas, centenares de cargadores para las armas de guerra mencionadas y dinero en efectivo (4.000 euros y 2.800 dólares).

Al informar sobre la denominada operación Barrel, el comandante de la Jefatura de Información de la Guardia Civil ha destacado que el arrestado tenía en su taller al menos diez armas de guerra supuestamente listas para ser usadas. También se le incautaron más de 15.000 cartuchos metálicos, cuando la legislación española sólo permite tener un máximo de 350 (200 de armas largas y 150 de armas cortas). El comandante ha subrayado que este armamento "suponía un gran peligro para la seguridad ciudadana", aunque en principio, según las investigaciones llevadas a cabo por el momento, el arrestado no tenía intención de usarlas, sino únicamente de venderlas para lucrarse.

El capitán Ángel Rivera, instructor de armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, ha explicado que en España está prohibida la tenencia de armas de guerra por parte de cualquier ciudadano, incluidos los militares y los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que únicamente las pueden usar en sus puestos de trabajo. Ha incidido en que la legislación española es "muy restrictiva" en este sentido, por lo que la Guardia Civil realiza un control exhaustivo para evitar la compra ilegal de armas y de piezas fundamentales de éstas. El detenido ya ha ingresado en prisión, acusado de los delitos de contrabando, tráfico de armas, tenencia ilícita de armas y depósito de municiones, por los que podría ser condenado a doce años de prisión. La operación ha sido llevada a cabo por la Jefatura de Información del a Guardia Civil y dirigida por el Juzgado de Instrucción número 6 de Alcalá de Henares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios