El CSN propondrá al Gobierno abrir expediente sancionador a Ascó I por varios incumplimientos

  • El Consejo de Seguridad Nuclear detecta "falta de cultura de seguridad", "anomalías en el área de formación" y "falta de transparencia y comunicación" en la central nuclear tarraconense

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) propondrá al Gobierno antes de agosto abrir expediente sancionador al titular de la Central Nuclear de Ascó I (Tarragona), la Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs II, por varios incumplimientos, tras la fuga radiactiva detectada en la instalación en noviembre de 2007 y no comunicada hasta el mes de abril, según anunció hoy en el Congreso la presidenta del organismo regulador, Carmen Martínez Ten. 

Concretamente, el regulador ha detectado "falta de cultura de seguridad", "falta de comunicación interna", "anomalías en el área de formación" y "falta de transparencia y comunicación" con el CSN.  "La nueva ley del Consejo multiplica por 10 la cuantía de las sanciones, hasta 30 millones de euros. Vamos a aplicar la Ley con toda rigurosidad, desde luego que no va a ser un sólo incumplimiento, es que se han producido varios incumplimientos", dijo tras comparecer a puerta cerrada durante más de dos horas ante la Ponencia encargada de las relaciones con el CSN para explicar el incidente.

Por tanto, la instrucción del expediente se debe a la detección de deficiencias organizativas e incumplimientos de la planta en procedimientos y requisitos de notificabilidad al Consejo. "Ningún material que no sea gestionado como residuo debe salir del emplazamiento de una central. Aunque no haya tenido significación radiológica, pero no se han hecho las cosas como debían hacerse", sentenció.


No se respetó el límite de riesgo para el público

Así, aunque el regulador no aprecia daño a las personas ni al medio ambiente, subraya que la empresa no ha garantizado los límites legales de impacto radiológico potencial (1 mSv) establecidos para el público esteblecido en el Reglamento de Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes. 

Además, Martínez Ten informó de que hasta el momento se han detectado y recogido unas mil partículas radiactivas, un 99 por ciento dentro del emplazamiento de la instalación, en el doble vallado. El contenido de contaminación es equivalente a 7 milicurios, según Martínez Ten, que recordó que en un suceso similar reciente en una central Suiza, este nivel se elevó a 300 milicurios. 

En todo caso, el organismo regulador no descarta la detección de más partículas. De hecho, la central permanece en parada desde ayer y durante tres semanas para realizar vigilancia radiológica en zonas donde los trabajadores no pueden entrar con la central en marcha. "Se va a hacer una revisión exhaustiva de los monitores de radiación y, sobre todo, se va a identificar si existe todavía alguna contaminación en el emplazamiento", añadió Martínez Ten. 

Además, adelantó que en otoño el CSN realizará otra campaña de consolidación. "Vamos a continuar la inspección de la central hasta que esté en condiciones de normalidad radiológica", aseguró. También señaló que el Consejo va a constituir un programa de inspección reforzado para la planta, así como un refuerzo de la inspección residente en la misma, porque precisamente uno de los incumplimientos es "la mala información al inspector residente".

Martínez Ten explicó también que se ha sometido ha control radiológico, con supervisión del CSN, a 2.116 trabajadores y personas con relación con la instalación de las 2.600 previstas, sin que en ninguna se haya detectado indicio alguno de contaminación. En este sentido, insistió en que el incidente no ha producido impacto radiológico alguno en las personas ni en el medio ambiente.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios