Bolivia anuncia la erradicación del analfabetismo entre su población

  • El Gobierno de Evo Morales atribuye el logro al programa de la Alternativa Bolivariana, que se aplicará en Nicaragua y Paraguay · La Unesco destaca que hay "elementos ejemplares" en la iniciativa

Comentarios 3

Bolivia ya es un país libre de la lacra del analfabetismo, un logro que, más allá de sus lecturas políticas, ha merecido el respaldo de la Unesco y que sea destacado como uno de los ejemplos a seguir para llegar al cumplimiento de los Objetivos del Milenio de la ONU en materia educativa.

Esta victoria contra la ignorancia fue escenificada por el Gobierno de Bolivia el sábado, cuando (ya noche cerrada en España), se proclamó el fin del analfabetismo en el país andino, que, junto con sus aliados de Venezuela y Cuba planea centrarse en Paraguay y Nicaragua para alcanzar la misma meta.

El objetivo de colaborar además de Paraguay, con Nicaragua, fue planteado en la ciudad de Cochabamba por el ministro venezolano de Educación, Héctor Navarro, en el marco de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

"Misión cumplida ante el pueblo boliviano y el mundo entero", exclamó el presidente de Bolivia, Evo Morales, al recordar que "erradicar el analfabetismo" siempre fue uno de sus objetivos desde que era candidato.

En Cochabamba, en una fiesta a la que también asistió el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, unas 5.000 personas, muchos de ellos cubanos y venezolanos, se concentraron en un polideportivo para celebrar el fin oficial del analfabetismo en Bolivia.

El mandatario paraguayo destacó que Bolivia es el tercer país de América Latina, después de Cuba y Venezuela, en alcanzar uno de los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas.

"Cuando cada paraguayo, cada boliviano, cada argentino y cada brasileño pueda escribir de puño y letra la historia de su futuro ya nadie más le podrá robar la esperanza", enfatizó en su discurso el gobernante paraguayo.

Lugo también dijo recibir "con mucha alegría" la propuesta de Morales de extender el Yo sí puedo [lema del sistema de aprendizaje en el que se sustenta la iniciativa] a Paraguay, lo que calificó de "generoso deseo" del mandatario boliviano.

Bolivia, gracias al método audiovisual cubano Yo sí puedo, con el impulso financiero del Gobierno de Hugo Chávez, alfabetizó en 33 meses a unas 820.000 personas, casi el 10% de la población.

El programa de alfabetización, que Morales convirtió en un asunto de Estado, fue posible gracias a la donación cubana de 3.000 televisores y reproductores de vídeo, además de 8.000 paneles generadores de energía para que se pudiera llegar al mundo rural.

Alrededor del 70% de los alfabetizados por los casi 50.000 instructores fueron mujeres, mayoritariamente indígenas de zonas rurales, lo que para el ministro boliviano de Educación, Roberto Aguilar, demuestra la exclusión a la que estuvieron condenadas.

Al programa asistió prácticamente la totalidad de los iletrados del país en los más de 50.000 puntos de alfabetización que se instalaron por todo el territorio y que dieron como resultado que el índice de alfabetización alcance el 96% de la población.

El Yo sí puedo, según explicó a Efe el embajador cubano en Bolivia, Rafael Dausá, se caracteriza además por ser una versión adaptada a la realidad y a las necesidades del país andino.

Según cifras oficiales, en quechua fueron alfabetizadas 13.600 personas y en aimara casi 25.000.

Entre las anécdotas más comentadas, está el hecho de que incluso niños han hecho de alfabetizadores, como fue el caso de Tupiza, pueblo del departamento de Potosí , donde hubo un alfabetizador de 8 años y una de 12, según dijo a Efe el ministro Aguilar.

A pesar de ser uno de los países más pobres del continente junto con Guayana y Haití, tras una campaña que costó 36 millones de dólares, Bolivia ha logrado un hito histórico por delante de potencias económicas de la región como Brasil, Argentina o México.

En la celebración, entre otras personalidades, también estuvieron el director de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Ciencia (Unesco) para la región andina, Edouard Matoco, y el ex canciller argentino Dante Caputo, en representación de la Organización de Estados Americanos. Además, para la ocasión llegaron el vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, José Ramón Fernández, la titular de Educación de ese país, Ena Elsa Velásquez, y su homólogo venezolano Navarro. El ministro venezolano reivindicó la integración regional mediante las estrategias definidas por los proyectos trasnacionales de ALBA y dijo que ahora "cubanos, bolivianos y venezolanos iremos a Nicaragua y a Paraguay también para dar la batalla por la liberación".

Por su parte, Matoco felicitó en nombre de la Unesco a "los protagonistas de la campaña, los que aprendieron y enseñaron" al tiempo que insistió en destacar la "voluntad política" demostrada por el Gobierno de Morales. "En la Unesco estamos convencidos de que hay elementos que demuestran que la experiencia boliviana es ejemplar", dijo Matoco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios