El papa Benedicto XVI visitará Tierra Santa

  • Según el patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal, la visita se producirá en mayo.

El Papa Benedicto XVI tiene la intención de viajar a Tierra Santa el próximo mes de mayo en la que sería la tercera visita de un Sumo Pontífice a la región después de las de Pablo VI y Juan Pablo II.

La visita, anunciada hace semanas en Roma, fue confirmada hoy por primera vez por un jerarca de la Iglesia Católica local, el arzobispo Fuad Twal, Patriarca Latino de Jerusalén y máxima autoridad católica local.

"Con placer nos gustaría anunciarles el deseo de su Santidad, el Papa Benedicto XVI de visitar en mayo Tierra Santa como peregrino", dijo Twal en su tradicional mensaje de Navidad, que se divulgó en la sede del Patriarcado.

"El Supremo Pontífice -agregó Twal- desea rezar con nosotros y por nosotros, y adquirir un conocimiento de primera mano de las duras condiciones de nuestra región".

Twal expresó la esperanza de que "este peregrinaje y visita pastoral de nuestro Pontífice sea una bendición para todos nosotros, así como una contribución sustancial para un mejor entendimiento entre las diferentes naciones" del área.

El jerarca religioso, que entró en funciones en junio pasado al sustituir a Michel Sabah -jubilado a los 70 años-, encabeza una diócesis que reúne los territorios de Israel, Jordania, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y Chipre, con sede en Jerusalén.

El viaje de Benedicto XVI incluirá los tres primeros territorios, y comenzará en Jordania, como hicieron sus predecesores Pablo VI en 1964 y Juan Pablo II en 2000, este último acompañado por decenas de miles de feligreses de todo el mundo.

Previsto para la segunda mitad de mayo, el viaje no ha sido confirmado por fuentes de la Presidencia israelí, que explicaron a Efe que "según el protocolo, sólo el Vaticano puede hacerlo".

"No sé realmente si el anuncio que ha hecho el arzobispo puede entenderse como una confirmación definitiva", agregaron.

Según la descripción que hizo Twal del viaje, el Pontífice no llegaría a la zona en visita de Estado sino en viaje de "peregrinación", una fórmula que puede ayudar a superar las desavenencias entre Israel y el Vaticano por una polémica inscripción en el Museo del Holocausto.

El epígrafe en cuestión acusa al pontífice Pío XII de haber callado mientras millones de judíos eran conducidos a los campos de exterminio durante la Segunda Guerra Mundial, entre 1939 y 1945, y de que cuando los informes sobre el Holocausto llegaron al Vaticano, no reaccionó ni con protestas escritas ni verbales.

El Vaticano, que considera injusta la inscripción, pidió hace meses a Israel que se borrara el epígrafe, pero organizaciones judías solicitaron que antes se haga pública la documentación relativa a su Pontificado entre 1939 y 1958, lo que la Santa Sede no se hará hasta dentro de seis o siete años.

En medio de estas divergencias se halla el proceso de beatificación de Pío XII, retrasado desde hace tiempo a pesar de que su causa está lista.

Fuentes oficiales israelíes que pidieron el anonimato confirmaron hoy a Efe que "en el programa sobre el que se trabaja hay una visita al Museo del Holocausto", desestimando la posibilidad de que, al llegar como "peregrino", el Papa -nacido en Alemania- pudiera eludir el que es lugar obligado de paso para cualquier dirigente extranjero según el protocolo del Estado judío.

"No hay que olvidar que Benedicto XVI es también el jefe de un Estado, y, es más, estará acompañado en el Museo por el presidente de Israel, Simón Peres", matizó la fuente.

Hace ocho años Juan Pablo II colocó una ofrenda floral en memoria de las víctimas judías del nazismo en el Yad Vashem, en tanto que Pablo VI estuvo en Tierra Santa en momentos en los que el Vaticano se negaba a reconocer a Israel como estado.

La polémica histórica no resta importancia al objetivo primordial de la próxima visita apostólica, que es el peregrinaje del Papa a lugares santos como el Monte Nevó en Jordania, la Basílica de la Anunciación y la Galilea en el norte de Israel, la Basílica de la Natividad en Belén y el Santo Sepulcro en Jerusalén.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios