Benedicto XVI declara el abuso sexual "incompatible con el sacerdocio"

  • El Papa inicia su primer viaje a Australia, donde también pedirá disculpas por los escándalos de la Iglesia · El Día Mundial de la Juventud, que se celebra este año en Sidney, está centrado en la ecología

Comentarios 1

El abuso sexual es "incompatible" con el sacerdocio, dijo ayer el Papa Benedicto XVI a los periodistas que viajan con él a Australia para presidir las celebraciones del Día Mundial de la Juventud en Sidney. "Eso debe quedar claro... ser un sacerdote es incompatible con ello (abusos sexuales) porque los curas están al servicio de nuestro Señor", afirmó el Papa en el encuentro que mantuvo con los periodistas durante su vuelo a Sidney, que supera las 20 horas de duración.

"Es esencial para la Iglesia reconciliar, prevenir, ayudar y ver la culpa en este problema", dijo el Sumo Pontífice de la Iglesia católica romana, según le cita la radio australiana ABC.

La Iglesia católica australiana reabrió la semana pasada un caso de abuso sexual de hace 25 años en el que está involucrado un sacerdote de Sidney, después de que uno de sus cardenales negara que intentó encubrir el hecho. Las víctimas de abusos dicen que la Iglesia católica "sigue encubriendo" los casos que involucran al clérigo en cuestión, pese a que ha pagado compensaciones y ofrecido disculpas. La Iglesia, por su parte, niega las acusaciones.

Las palabras del Papa buscan reconfortar a todos aquellos que pedían que repitiese en Australia las disculpas presentadas a las víctimas de abusos sexuales durante su visita en abril a Estados Unidos.

El cardenal George Pell, líder de los cinco millones de católicos australianos, había expresado la esperanza de que el Papa expresase una disculpa durante su primera visita a Australia.

A la misa que el Sumo Pontífice oficiará el próximo domingo 20 de julio, y que pondrá fin a la visita a Australia, se espera que asista medio millón de personas.

El Día Mundial de la Juventud, que comenzó a celebrarse en Roma en 1986, se celebra cada tres años en una ciudad diferente del mundo. Las ciudades que quieren acoger el acto presentan su candidatura para ello.

La ecología será el tema central de estas jornadas. La protección del medio ambiente tendrá un papel relevante "porque nosotros tenemos una responsabilidad frente a la creación", dijo el Papa, de 81 años.

"No tengo intención de abordar cuestiones técnicas o políticas, pero la Iglesia debe dar impulsos esenciales para ayudar a la política a afrontar esos grandes desafíos", anunció Ratzinger.

El Papa aterrizará hoy en Sidney, donde este fin de semana se han concentrado 125.000 peregrinos de 170 países. Nada más llegar, Benedicto XVI se trasladará a una residencia del Opus Dei llamada Centro Kenthurst, a unos 40 kilómetros de la ciudad, donde descansará hasta el jueves, día 17, cuando comenzará oficialmente la visita.

Los elevados costes de este acto así como las alteraciones en el tráfico de Sidney han suscitado protestas de los residentes en la ciudad australiana.

El grupo de gays y lesbianas NoToPope anunció protestas coincidiendo con la visita del Papa por su conservadora postura frente a los homosexuales y repartirá condones entre los peregrinos. Otros grupos también han anunciado protestas, porque la Policía puede detener a cualquiera que "moleste" a los peregrinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios