Aumenta el número de conductores que dan positivo en las pruebas de alcoholemia

  • La campaña de control de alcoholemia se ha realizado entre el 8 y el 21 de diciembre y según los datos de la DGT ha aumentado ligeramente con respecto al mismo periodo del año pasado.

El número de conductores que han dado positivo en la campaña de control de alcoholemia realizada entre el 8 y el 21 de diciembre ha aumentado ligeramente con respecto a la del mismo periodo del año pasado, ya que en la última superaron los límites más de 4.000 frente a 3.797 de la anterior.

En total, en la última campaña de control de alcoholemia, según informa la Dirección General de Tráfico (DGT), los agentes de la Guardia Civil realizaron 368.269 pruebas de alcoholemia y el 1,10 por ciento de los conductores (4.072) dio positivo.

Esta cifra es superior a la registrada en la campaña del año pasado, en la que se realizaron 359.726 controles y el 1,05 de los conductores (3.797 conductores) dio positivo.

De las 4.072 denuncias, 3.484 se detectaron en los controles, 263 por motivo de infracción, otras 263 por accidente y 62 por síntomas evidentes de ingesta de alcohol.

A 3.316 conductores se les ha abierto expediente sancionador por vía administrativa, mientras que a los 756 restantes se les ha instruido diligencias para su posterior traslado a la autoridad judicial por superar la tasa de 0,6 miligramos por litro en aire.

Las pruebas se han realizado tanto en horario nocturno, como en horas del mediodía, con el fin de que los controles fueran disuasorios de ingestión de bebidas alcohólicas durante las típicas comidas que son propias de este mes.

A los controles realizados por los agentes de la Guardia Civil de Tráfico, se han sumado los practicados por algunos Ayuntamientos con más de 25.000 habitantes, y las Comunidades Autónomas de Cataluña y País Vasco, que tienen transferidas las competencias.

Tráfico recuerda que la ingestión de alcohol produce numerosas alteraciones orgánicas y psicológicas que pueden entrañar un grave riesgo durante la conducción de vehículos.

Pero a pesar de que los conductores cada vez están más concienciados de la incompatibilidad del alcohol y conducción, todavía queda, según la DGT, un pequeño reducto de conductores que no son conscientes de los peligros a los que exponen al resto de conductores.

Por ello, advierte a los conductores de que tras la reforma del Código Penal es delito conducir con tasas de alcohol superiores a 1,2 gramos por litro de sangre y conlleva prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días.

Además, la Ley de Seguridad Vial lo tipifica como infracción muy grave y prevé la sanción de multa de 300 a 600 euros, y con la llegada del carné por puntos se pueden perder hasta seis créditos con tasas superiores a las reglamentarias.

El cumplimiento de la norma podría evitar hasta mil muertos al año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios