Violencia machista

Aído dice que las 8 muertes en diciembre muestran un camino "largo, duro y difícil"

  • Se entrega el marido de la mujer muerta en Cornellá, mientras en Madrid detienen al ex cónyuge de la mujer herida a martillazos.

Comentarios 15

Diciembre ha sido "largo, duro y difícil" para la violencia de género, según lo definió la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, tras hacer públicas las cifras oficiales sobre violencia de género que señalan que, en el último mes del año, ocho mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas o ex parejas y seis de ellas fallecieron en la última semana. De este modo, oficialmente ya son 69 las mujeres muertas por esta causa en 2008, sólo dos menos que en 2007. Mientras, hoy, los últimos asesinos machistas eran detenidos por la policía. En Móstoles (Madrid) los agentes arrestaban al ex marido de la mujer que ayer apareció herida de gravedad en Arroyomolinos, y la pareja de la mujer que falleció en Cornellà (Barcelona) se entregaba él mismo en una cárcel de Barcelona. El agresor que acabó con la vida de su pareja en Oviedo, pasó a disposición judicial y ya se encuentra en prisión.

En rueda de prensa en Cádiz, la ministra afirmó que los datos referidos a las muertes por violencia machista, ponen de manifiesto "que el camino es largo duro y difícil" y que "requiere una mayor implicación de las instituciones y de la sociedad civil en su conjunto". Sin embargo, también destacó que hay datos "esperanzadores" que hacen pensar en una evolución en este tema, como que por tercer año consecutivo han disminuido los homicidios en los casos en que existía denuncia previa o una orden de protección vigente, pasando del 23 por ciento de 2007 al 14 por ciento de este año.

Se trata, señaló, de un dato que "constata" que el sistema de protección "está mejorando" aunque reconoció que también hace "replantearnos qué hacer para llegar a ese 85 por ciento de mujeres restantes a las que no estamos llegando". En este sentido, consideró que "hay que mejorar los sistemas de prevención, detección temprana de los casos de violencia, en sensibilización, información e implicación social de toda la ciudadanía" para lograr "un contexto de seguridad más responsable". Del mismo modo, dijo a las víctimas y a sus entornos próximos que "no pueden minimizar el riesgo" porque "corren peligro de muerte", por lo que "tienen que denunciar" porque "hay todo un sistema de protección a su disposición", pero "para que empiece a funcionar es necesario que se interponga esa denuncia". 

La ministra de Igualdad dijo que, según los expertos en violencia de género, los periodos vacacionales suelen venir acompañados de un incremento del número de casos de violencia de género. Sin embargo, "no hay una regla matemática que lo constate" puesto que, por ejemplo, el año pasado sólo hubo una víctima mortal de violencia de género en diciembre frente a las ocho de este año. Además, Aído destacó la "mayor vulnerabilidad" de las mujeres inmigrantes en este sentido, puesto que el número de víctimas "ha crecido de forma alarmante", ya que "estábamos en el 22 por ciento y ahora estamos en el 45 por ciento de las víctimas". 

Por ello, consideró que hay que abordar esta cuestión "de una manera especializada", por lo que se está trabajando en un plan de atención específico para mujeres inmigrantes. Así, citó que la reforma de la Ley de extranjería tiene previsto, por ejemplo, que las mujeres que tengan alguna medida cautelar puedan tener "independencia de los papeles de su agresor". 

En este sentido, se pronunció también la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien pidió precisamente un mayor trabajo con los inmigrantes porque, a su juicio, que las víctimas de este maltrato sean en su mayoría extranjeras se debe a un "problema de cultura" además de a la falta de "sensibilización" en este colectivo.

Detenidos los últimos agresores

Mientras, la Policía ha arrestado a los últimos sospechosos de violencia machista. Así, los agentes detuvieron en la localidad madrileña de Móstoles a un hombre de 60 años acusado de herir de gravedad a su pareja golpeándola con un martillo en la cabeza en la localidad madrileña de Arroyomolinos. Al parecer, el agresor se presentó anoche en el domicilio de su ex mujer, con la que estuvo casado 25 años, y sus cuatro hijos, golpeando la puerta de la casa de manera violenta, aunque su familia, que fue quien alertó al 091, indicaron que se limitó a llamar al timbre sin emplear la fuerza. El detenido, que residía en Moraleja de Enmedio, tenía una orden de alejamiento respecto a su ex pareja, que le había denunciado por maltrato.

Por su parte, el marido de la mujer muerta ayer a golpes en su piso de Cornellà de Llobregat (Barcelona), que se encontraba desaparecido, se entregó esta mañana en una cárcel de la Ciudad Condal y fue detenido por los Mossos d'Esquadra como presunto autor del crimen. Vejsil F., de 59 años y nacionalidad bosnia, como su esposa, se presentó voluntariamente en un centro penitenciario y posteriormente fue trasladado a dependencias policiales para interrogarle. Este hombre había estado en la cárcel "por algo parecido", según estacó la familia de la víctima.

Mientras, quien ya pasó a disposición judicial es el nigeriano, M.O, acusado de arrojar a su pareja por la ventana de su casa en Oviedo. La jueza ha decretado prisión sin fianza para él, después de reconocer que había tenido un encuentro con la víctima que derivó en una fuerte discusión. Sin embargo, el acusado negó su presencia en la casa después y aseguró que fue la propia mujer quien se precipitó por la ventana.

Son tres de los casos que tuvieron lugar los últimos días. Otro de ellos es el ocurrido en Rentería (Guipúzcoa) en donde cientos de personas y diferentes personalidades del País Vasco se manifestaron de manera silenciosa por las calles de la localidad. Durante 15 minutos no hubo palabras en Rentería y tras la marcha el alcalde del municipio, Juan Carlos Merino, condenó "de modo rotundo este execrable e injustificable crimen contra la vida humana" al tiempo que manifestó la "solidaridad y el cariño" de todo el pueblo a los hijos, familia y amigos de la víctima, de nacionalidad venezolana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios