sevilla f.c.

Un postulante con avales

  • El Sevilla aspira a ser el escudero de lujo del Barcelona, pero debe vencer al Villarreal, único que no ha perdido fuera · "Ya estamos alcanzando el nivel que nos gusta", asegura Renato

Comentarios 9

"Si jugamos así toda la temporada vamos a estar arriba". Ésta es la sentencia de Renato, un pensamiento que comparte un vestuario feliz por el gran triunfo cosechado en el Santiago Bernabéu, que convierte al Sevilla en aspirante a ser el escudero de lujo de un Barcelona que está en otro nivel. Para ser el primer perseguidor del equipo de Pep Guardiola, el conjunto de Manolo Jiménez afronta un nuevo reto el próximo domingo, ser el primero que le quita al Villarreal el cartel de invicto a domicilio. Si lo consigue, se colocará segundo, todo un logro teniendo en cuenta que el Barça es prácticamente inalcanzable, según coinciden todos.

Esta realidad es compartida sólo en parte por el vestuario sevillista, que ha recobrado toda la confianza en sus posibilidades tras el golpe en la mesa de Chamartín. La palabra título volvió a salir a la palestra ayer, en boca de Renato: "Hay mucha Liga por delante y el equipo está cogiendo el nivel que nos gusta a todos. Jugando así tendremos muchas oportunidades de estar entre los cuatro primeros y hay que ver cómo se dan las últimas jornadas para ver si estamos en condiciones de pelear por la Liga o estar lo más alto posible. Si jugamos así toda la temporada vamos a estar arriba", dijo el brasileño.

Con el triunfo en el Bernabéu, el Sevilla volvió a ofrecer su cara de equipo temible a domicilio. Sólo el intratable líder le saca una ventaja considerable en este aspecto, mientras que el Villarreal ha sumado un punto más fuera de casa, 15 por 14. El equipo de Jiménez presenta mejores números lejos de Nervión gracias a sus cuatro triunfos, dos empates y una sola derrota, la producida en Valladolid en un partido que tenía bien encauzado antes de la expulsión de Luis Fabiano. Con el mismo cómputo de goles dentro que fuera (11 a favor y 7 en contra), en casa ha sumado cuatro victorias, un empate y dos derrotas.

En el triunfo de Madrid tuvo mucho que ver un Renato que participó en dos goles y marcó el definitivo. Su mejoría, tras los problemas físicos que padeció en el inicio del curso, es patente. Por ello mostró ayer su felicidad. Sin embargo, avisó de que el Sevilla aún no ha hecho nada: "Nosotros sabíamos que los cuatro partidos frente a Valencia, Barcelona, Madrid y Villarreal iban a ser importantes para el desarrollo de la Liga, porque son rivales directos por el título y por las plazas de Champions. Y sacar tres puntos con el Madrid es un golpe muy bueno, pero no hemos hecho nada, son tres puntos importantes y ahora en casa hay que sumar también los tres puntos contra el Villarreal", dijo Renato sobre el conjunto levantino, cuya única derrota se produjo en El Madrigal frente al Valladolid (0-3).

El Sevilla presentó sus avales a ser postulante a perseguidor del Barça en un campo generalmente maldito. Allí, con el triunfo del domingo, sólo ha ganado ocho veces en la historia de la Liga, aunque la producida en agosto de 2007 en la Supercopa de España, en el segundo partido de Schuster como técnico madridista, ejerciera como factor motivador. El jugador de Santa Mercedes comparó el triunfo del domingo con el de ayer: "Se parecen un poco, porque en los dos ganamos después de ir 1-3 y de que empataran. Pero aquello era una final y ellos venían de pretemporada con futbolistas que no estaban tan habituados a jugar juntos y ayer el equipo ya está formado, con algunas bajas, sí, pero el Madrid es el Madrid independientemente de quien juegue".

El análisis del triunfo en Madrid ha dejado muchas lecturas, desde el paso adelante del equipo al paso atrás de la segunda parte, obligado por la presión madridista. Renato también puntulizó sobre estos aspectos y reconoció que el equipo debe "corregir los errores". Lo cierto es que al Sevilla ya se le ve otra cara, gracias a la recuperación de los muchos lesionados, como Escudé, Konko, Duscher o Dragutinovic, al excelente estado de Kanoute y al definitivo regreso del mejor Renato.

Ahora, con la vuelta de Luis Fabiano tras su sanción, a Jiménez se le vuelve a plantear el dilema de actuar con los delanteros natos, después de que en los dos últimos partidos, Partizan y Real Madrid, el equipo ha funcionado mejor con Renato. "Yo ya le dicho al entrenador que soy medio centro -confesó ayer el jugador-, pero puedo ayudar mucho al equipo como mediapunta, porque ahí necesita más vigilancia al medio contrario, ya que fuera se sufre más que dentro. Las cosas están saliendo bien y si tengo oportunidad de jugar como segundo punta lo haré lo mejor posible", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios