sevilla | málaga

"Todos los partidos son finales ahora"

  • La plantilla admite su fastidio por las derrotas y se queda con el buen fútbol desplegado en la primera parte

Comentarios 1

Los jugadores del Sevilla salieron cabizbajos del vestuario del Ramón Sánchez-Pizjuán después de otra derrota más en la Liga BBVA que aleja todavía al conjunto nervionense de los puestos altos de la clasificación, mientras que observa cómo peligrosamente se acerca a la zona baja de la tabla. En cualquier caso, todos los futbolistas pensaban después de pasar por la ducha que el resultado ante el Málaga no había sido justo después de una primera parte desafortunada de cara al gol, mientras que los visitantes sí acertaron en sus oportunidades en la segunda mitad.

Jesús Navas reflejaba la decepción de toda la plantilla, pero sólo esperaba que este mazazo pueda ser solucionado con un triunfo en Anoeta el próximo jueves en el último partido del año: "Hemos hecho una primera parte muy buena, creando mucho peligro y ellos sin generar ocasiones. El Málaga se ha encontrado con un gol muy pronto en la reanudación y ha sido injusto. Todos en el vestuario, después de demostrar una gran primera parte, creemos que nos merecíamos más. Hay que seguir y en San Sebastián tenemos que seguir insistiendo, trabajando juntos como en la primera parte llegarán las victorias".

El canterano apuntó el mensaje del presidente Del Nido al final del encuentro: "Simplemente nos ha dado ánimos porque todo el mundo ha visto que hemos hecho unos primeros 45 minutos muy buenos. Su primer tanto ha llegado en una jugada a balón parado, ellos sí han tenido esa fortuna. Hay que levantarse cuanto antes y todos los partidos son finales para nosotros ahora". Sobre los rumores que apuntan a su posible salida del club, Jesús Navas fue claro: "Ahora sólo pienso en el siguiente partido en casa de la Real Sociedad y en conseguir victorias en el Sevilla".

Fernando Navarro incidió en el infortunio de los sevillistas a la hora de materializar las ocasiones y también expuso que comprende las protestas de los aficionados que van a Nervión, pero también quiso mandar un mensaje de tranquilidad sobre el porvenir porque considera que la plantilla está capacitada para sacar adelante esta situación y escalar posiciones en la clasificación.

El lateral izquierdo apuntó al concluir el partido contra el Málaga que "nada más empezar el segundo tiempo ellos consiguieron marcar el primer gol en una jugada aislada a balón parado y luego, acto seguido, vino el penalti y la expulsión de Fazio. Entonces se nos puso todo cuesta arriba. Tenemos que hacer mucho para ganar los partidos. Pero está claro que hay que seguir adelante y coger lo bueno del primer tiempo. Esto es largo y el equipo tiene confianza para sacar esto adelante y mimbres para demostrarlo en los siguientes encuentros. Esperemos que a partir del jueves cambie la dinámica y ganemos en la Liga".

El zurdo traslada a la hinchada del Ramón Sánchez-Pizjuán la preocupación de todo el plantel que dirige Míchel por los últimos resultados cosechados en la Liga, aunque mantiene el discurso de que tiene arreglo y que entre todos solventarán la papeleta: "Es una situación complicada, eso es obvio. Pero todo el mundo ve que el equipo se vacía en el campo y lo intenta siempre. Hace muy buen fútbol, como en la primera parte, y genera ocasiones, pero después no se marcan. Pienso que los rivales nos castigan mucho, demasiado, y nosotros en cambio nunca tenemos premio. La plantilla, lógicamente, está fastidiada, porque no encuentra la línea de resultados buena, adecuada, para estar en los puestos delanteros. Seguro que llegan. No hay que ponerse nerviosos. Entiendo que la gente lo esté, aunque hay que transmitir que el equipo tiene fuerza y confianza para ganar ya".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios