Mallorca | sevilla · informe técnico

Sin fe para romper los esquemas

  • Con un fútbol encorsetado y plano, el Sevilla prácticamente no pisa el área del Mallorca, que acepta un pleito que no puede gustar ni a los técnicos · La eléctrica salida de Kanoute fue sólo un espejismo

Comentarios 3

Vaya regalito para las vacaciones de Navidad. Sevilla y Mallorca aceptaron brindar un pleito plano que deparó un encuentro sin emoción, sin fútbol, sin espectáculo. Para apagar el televisor. El equipo de Manolo Jiménez no tuvo la suficiente confianza en sí mismo para romper nunca los esquemas y bastó la garra y la disposición táctica de la medular bermellona para que se fuera aburriendo, después de empezar muy frío, tanto en el primer tiempo como en el segundo. Ni siquiera la aparición eléctrica de Kanoute sirvió para romper los esquemas. El disparo sin fe de Fernando Navarro en el minuto 93 fue el mejor resumen del choque.

Defensa

Volvió la seguridad defensiva con la pareja Squillaci-Escudé. Los dos centrales franceses fueron los mejores del Sevilla y con eso queda dicho lo que fue el partido. Crespo, pese a sus problemas de rodilla, fue el elegido para sustituir al castigado Mosquera, que no estaba centrado para jugar tras su amenaza a un periodista el sábado. El loreño sufrió para fijar la marca de Varela, aunque poco a poco se fue diluyendo el peligro por su banda.

Ante el fútbol directo del Mallorca, primero Escudé y luego Squillaci estuvieron serios, agresivos, saliendo de su sitio. Duscher también ayudó dando un paso atrás cuando apretó el Mallorca. Y Palop apenas tuvo que intervenir, a pesar de cierto peligro a balón parado.

Ataque

Un cabezazo al larguero de Capel y un disparo de Romaric que despejó Germán Lux supusieron el único bagaje ofensivo de un Sevilla que apenas pisó el área contraria. Ni con el 4-1-4-1 de partida ni con el 4-4-2 del final. Imprecisos Romaric y Renato, el Sevilla cayó en la maraña del rival. Luis Fabiano estuvo aislado y se ofreció poco. Y las ayudas de Valera y Scaloni cortocircuitaron las bandas. La salida de Kanoute pareció cambiar la cara al partido con un par de dejadas al primer toque que habilitaron a Jesús Navas. Pero fue un espejismo. Enseguida volvió el fútbol plano, después de otro inicio de periodo muy, muy frío.

Virtudes

Apenas pasó peligro. Volvió la seguridad defensiva.

Talón de aquiles

Sin ideas ni confianza para saltarse el guión marcado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios