El estadio se ralentiza

  • Del Nido anuncia que se ha tenido que modificar el proyecto de remodelación porque no aseguraba la autofinanciación · Los números centran una Junta con más debate de lo habitual

Comentarios 10

La economía centró la Junta General Ordinaria de Accionistas más debatida de los últimos años. No es que hubiera contestación a la gestión de José María del Nido, pero sí hubo numerosas intervenciones cuestionando diversos asuntos, como los traspasos de Daniel, Poulsen y Keita, el juego del equipo y las críticas a Manolo Jiménez. Pero lo más noticioso de la asamblea fue el anuncio por parte de José María del Nido de que se retrasará el proyecto de modificación del Ramón Sánchez-Pizjuán, que fue presentado en la junta de 2007. En la del año pasado, el mandatario aseguró que la premisa del mismo era la autofinanciación, y precisamente este aspecto es el que ha obligado a modificar el proyecto inicial.

Según explicó Del Nido, la prioridad sigue siendo la autofinanciación. "La empresa de ingeniería Ayesa y la empresa de gestión de centros comerciales Knight Frank, al analizar el proyecto presentado en la Gerencia de Urbanismo nos emitió informe acreditativo de que dicho proyecto no era lo suficientemente rentable como para aguantar por sí solo su amortización". Por ello, Ayesa y el estudio del arquitecto Juan Antonio Balbontín, autor del proyecto, están realizando las pertinentes modificaciones para abaratar su coste y que éste pueda ser financiado con los réditos que ofrezcan los bajos comerciales. "A día de hoy no podemos concluir cuál será el proyecto definitivo", explicó Del Nido. El hecho de que haya que presentar las modificaciones a la Gerencia de Urbanismo retrasará la tramitación y el inicio de las obras, que incluso se previeron para este año si hubiera habido clasificación para la Champions.

La crisis también afecta: "No obviemos la situación económico-financiera del mundo, que aconseja prudencia con el comienzo de dichas obras, que en cualquier caso no serán inferiores en la inversión a los 100 millones de euros", dijo Del Nido.

El consejo de administración presentó unas cuentas del pasado ejercicio en el que destacaba un superávit de 2.501.613, 54 millones de euros (100.407.098 millones de ingresos y 97.905.484 de gastos), con una deuda neta asumida de 52 millones de euros (por 17 del anterior ejercicio y 32 previstos para el siguiente). "Ha crecido el endeudamiento -explicó Del Nido-, pero también ha crecido el valor patrimonial de la plantilla hasta los 200 millones de euros, y hablamos de valores ofrecidos por la LFP".

Del Nido destacó que desde su llegada al club en 2002, sus consejos de administración siempre han presentados números azules. "Es la primera misión que nos planteamos". Pero también desveló que el crecimiento del club es tal que próximamente se podrá permitir que no haya un balance positivo: "Los números en que nos movemos son tales, cerca de 100 millones de euros, que con el riesgo que anualmente asumimos, alrededor del 20% del presupuesto, ya estamos en el límite de lo admisible en el balance objetivo-riesgo-cumplimiento presupuestario. Riesgo sí, pero asumible. Ya hemos creado un colchón en los fondos propios que nos permitirá tener algún un balance negativo", aseguró el mandatario.

Evidentemente, como ya anunció, el club cumplió con su sexto superávit consecutivo. Además, los beneficios previstos para la próxima campaña subirán ostensiblemente debido a los ingresos por los traspasos de Daniel, Keita y Poulsen. En el presupuesto aprobado, el beneficio calculado es de 20 millones de euros. Y Del Nido dejó claro que la política de vender jugadores no se cambiará por ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios