Monchi dejará de ser consejero el 30 de junio de 2013

  • Pondrá su cargo a disposición de Del Nido si no se consiguen los objetivos deportivos

Comentarios 1

Protagonista directo por el fracaso deportivo, la figura del subdirector general deportivo estaba en el foco de las intervenciones de muchos accionistas por la política de fichajes, errónea en los últimos años y que ha tenido gran parte de responsabilidad en los fracasos deportivos de los últimos años y, como consecuencia de ello, en el balance final de gestión. Y las palabras de Monchi en el turno de ruegos y preguntas, ya de madrugada, dejaron claro que asume su responsabilidad.

Así, el director deportivo confirmó que el 30 de junio de 2013, al cierre de la temporada, dejará de ser consejero del Sevilla FC SAD, al tiempo que aseguró haberle prometido al presidente que pondrá su cargo a su disposición si el equipo no consigue sus objetivos deportivos.

 Del Nido había hecho una defensa espartana de la labor de Monchi hasta el punto de que, subiendo el tono de voz, respondió a un accionista sobre este asunto. "Su comentario es muy recurrente y de barra de bar. Yo me siento delante del mejor director deportivo de la historia del Sevilla a años luz del primero que se la acerca a la suela del zapato", espetó el presidente, quien defendió a su mano derecha en el plano deportivo con números. Del Nido desveló unas palabras del de San Fernando en el momento en que fue renovado por cinco años en las que Monchi exigió que se firmase que en caso de ser destituido cobraría sólo el año en curso y no recibiría liquidación. Pero el presidente defendió a Monchi con números de forma muy taxativa poniendo en una balanza las cifras globales de las inversiones en fichajes durante los diez años de gestión desde 2002 (109 millones de euros) y las cantidades reportadas por sus ventas (221,6 millones). "El beneficio de su gestión, aparte de seis títulos ganados, es de 169,6 millones de euros quitadas incluso las amortizaciones".

Monchi, ante las muchas alusiones de las que fue objeto, contestó al accionariado en varias cuestiones. En primer lugar, el máximo responsable deportivo se culpó abiertamente de los fracasos. "El presidente, cuando habla de errores, lo hace en tercera persona. Yo lo hago en primera persona porque desde mi primer fichaje, Notario, hasta el último, Botía, puedo decir que tengo absoluta autonomía y por eso soy el primer y único responsable. Esos errores son míos y los asumo", resumió. Monchi defendió a Víctor Orta, su secretario técnico y hombre de confianza, cuando algún accionista hizo coincidir los errores con la marcha de Antonio Fernández. Para ello recordó que con él en el cargo, desde la campaña 06-07, llegaron "Poulsen, Keita, Medel, Rakitic, Cáceres, Kerzhakov, Squillaci... y cinco títulos. No busquéis más responsables, que soy yo, Ramón Rodríguez Verdejo".

El director deportivo se definió como un gran amante de la cantera y advirtió que cuando Luis Alberto marca un gol en el Barça B no se entristece," sino que me da una gran alegría porque lo siento, no como su familia, pero como algo muy cercano". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios