Luz entre las sombras

  • El regreso anticipado de Negredo y su influencia positiva, las sensaciones que ofrece Kondogbia y la recuperación de Coke ante la indisciplina de Cicinho, factores positivos para empezar la remontada.

Comentarios 6

José María del Nido tomará la palabra hoy para valorar la actualidad del Sevilla y seguramente transmitirá un mensaje positivo y esperanzador. Está en la obligación de ello como máximo responsable del club y es la línea que siempre sigue cuando se trata de respaldar a un técnico. Su idea es que el entrenador del Sevilla es el mejor del mundo hasta que le da el relevo a otro. Pero además tiene otros argumentos para ofrecerlos ante los más críticos con la deriva de un equipo que ha sumado 8 de los últimos 30 puntos. ¿Da eso para estar en una competición europa el curso próximo? Seguramente, no. Pero entre tanto pesimismo, entre tantas expulsiones (cinco rojas en 15 jornadas, es decir, uno de cada tres partidos, sin contar las de Luna, en el banquillo, y Rakitic en el Calderón, con el partido decidido), y entre tantas sombras, hay luz. Hay varios factores para pensar que el Sevilla de Míchel puede acometer la misma tarea que afrontó Jiménez hace un lustro, cuando el equipo tenía los mismos 19 puntos que ahora y acabó en quinta posición, igualado a 64 con el Atlético y sólo fuera de la Champions por el goal average particular, tras aquel 1-2 en el que también medió una roja, la de Maresca por un cabezazo a Agüero.

La luz principal que debe alumbrar la remontada es la del faro principal en la tarea goleadora. Negredo ha vuelto al equipo de forma anticipada, puesto que adelantó los plazos de recuperación de su lesión muscular, producida en el derbi y cuya recuperación estaba prevista para recibir al Málaga, la semana próxima. En su ausencia, Babá ha dejado la sensación de que el vallecano no tiene relevo y de hecho la sensación respecto al equipo es muy distinta a la que dejó cuando abandonó el campo ya tocado, en pleno vendaval sevillista contra el eterno rival. Su sustituto no ha marcado ningún gol en la Liga y sólo cabe destacar el papel que realizó en la vuelta copera ante el Espanyol, cuando provocó la jugada del penalti que abrió el marcador y marcó el tercer tanto para cerrar la goleada. Con Negredo en el campo, el Sevilla sí mantiene unos números que pueden dar pie a la esperanza, y valga de muestra el ejemplo de que su salida al césped de Cornellà fue trascendental para que el Sevilla salvase un punto. Su gol, apenas trascendental en la clasificación, sí tiene la importancia de haber servido de bálsamo aliviador para las necesidades del equipo y del propio Míchel. Sea como fuere, Negredo acumula 9 goles en 14 partidos entre Liga y Copa. Con él en el campo, el Sevilla gana más que pierde y ha vuelto a sumar en el torneo liguero tras los traspiés ante Atlético y Valladolid.

Otro aspecto positivo ha sido la grata irrupción de Kondogbia. Sólo ha sido titular tres veces, pero jugó apenas 25 minutos pues fue el sacrificado tras la expulsión de Fazio. La última titularidad, producida en Cornellà, sí ha sido mucho más esperanzadora, pues destacó como sostén del centro del campo pese a que el Sevilla jugó con diez más de una hora, tras la doble amarilla a Reyes en el minuto 29. En este partido también fue clave Coke, que sólo había tenido una oportunidad copera y estaba fuera incluso de las convocatorias. El madrileño, con intermitencias, apenas acusó la inactividad y su empuje y su centro fueron determinantes para el empate a dos. No puede ser más oportuna su vuelta, pues Cicinho está castigado por su indisciplina el día del Valladolid, cuando se marchó del estadio tras ser sustituido y no estuvo en el hotel para la cena de recuperación.

Pero quizá lo más esperanzador es el compromiso y el coraje que está transmitiendo el equipo en situaciones negativas y de inferioridad. Lo demostró ante el Valladolid, tras la roja a Medel, y lo volvió a demostrar en Cornellà. El Sevilla tiene capacidad de sobreponerse y fe aunque no le salgan las cosas. Y eso es fundamental para buscar la remontada, como hace un lustro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios