sevilla f.c.

Italia, plaza por conquistar

  • El buen momento del Sevilla, que puede ser desde primero de grupo hasta cuarto y caer de ese modo eliminado, es el aval contra los malos precedentes de Parma y Milan

Comentarios 1

El Luigi Ferraris, estadio comunale de Génova con capacidad para 36.500 espectadores, será el escenario donde el Sevilla se jugará el pase a los dieciseisavos de final de la UEFA. Depende de sí mismo el conjunto de Manolo Jiménez y tiene como principal baza su gran momento de forma, pero es italiana la plaza donde ha de jugársela y los precedentes, escasos, no son halagüeños. En su larga historia europea, el Sevilla únicamente se ha medido a dos equipos del Calcio, y las dos salió perdiendo. Se trata, pues, de un gran reto para un equipo que está a tono y que no debe echar de menos la baja segura de una de sus principales figuras, Kanoute.

El Parma ya eliminó al Sevilla de Joaquín Caparrós en los octavos de final de la UEFA. Siendo aquello una eliminatoria directa, las circunstancias son parecidas, porque entonces el Parma miraba más la clasificación liguera que el Sevilla. Pero, tras el 0-0 de la ida en Nervión, el equipo de Caparrós cayó pese a tener buenas ocasiones de gol por 1-0, en la tarde noche del 17 de abril de 2005, con gol de Cardone a la salida de un córner, en uno de los escasos acercamientos al área sevillista de la escuadra italiana.

La otra vez que se midió el conjunto de Nervión a un italiano fue en su segunda final de la Supercopa de Europa, el 31 de agosto de 2007, en Mónaco. Entonces, el Sevilla de Juande Ramos afrontó el encuentro frente al todopoderoso Milan de Kaká, Pirlo y Gattuso con el alma herida por la muerte de Puerta y sin apenas entrenamientos previos. Cayó por 3-1 después de que Renato lograse adelantar a los sevillistas en la primera parte haciendo soñar a éstos con el milagro.

Por una o por otra circunstancia, los italianos, como los turcos -Eskisehispor en la Copa de Ferias de 1970 y Fenerbahçe en la pasada Champions eliminaron al Sevilla, en los únicos cruces habidos- no se les han dado bien a los nervionenses, que sí han dejado por el camino a griegos, en los muchos cruces que se han dado, alemanes, portugueses, rusos, ucranianos, ingleses, franceses e incluso españoles.

A la tradicional fortaleza física y táctica de los italianos, se une en esta ocasión la incertidumbre de la clasificación con el otro partido del grupo C. Es decir, que pueden ser aún más especulativos de lo normal. Diversos analistas, entre ellos el ex sevillista Juric, han destacado la fortaleza defensiva de la Sampdoria y su falta de creatividad, fiada en casi la totalidad a Cassano, lo que puede deparar un partido muy cerrado.

Pero el Sevilla depende de sí mismo y empatando está clasificado haga lo que haga el Stuttgart frente al Standard de Lieja. En este caso terminaría como segundo y se mediría a un equipo eliminado de la Champions: Girondins de Burdeos, Werder Bremen, Shakhtar Donetsk, Olympique de Marsella, Aalborg, Fiorentina, Dinamo de Kiev o Zenit.

Quedará primero venciendo en el Luigi Ferraris y con la derrota del Standard en Stuttgart. Y, en caso de caer derrotado, será tercero siempre que los alemanes no ganen a los belgas.

Además, el equipo de Jiménez está con la confianza por las nubes tras colocarse tercero, igualado con el segundo. Ni la baja de Kanoute parece ser determinante, visto el buen rendimiento del equipo con Renato de enganche. El jugador de Santa Mercedes, además, ha visto puerta en las tres últimas ocasiones que ha sido titular, ante Partizan, Real Madrid y Villarreal. Adriano, recién renovado, está en un gran momento, así como Palop, Romaric, Duscher, Escudé, Squillaci o Konko, que va a más y conoce perfectamente el Luigi Ferraris genovés. Por no citar al siempre fiable Jesús Navas y las ganas de reivindicarse de Luis Fabiano. Son las bazas de un Sevilla que tiene el reto de conquistar Italia por primera vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios