"Confío en que todo saldrá bien al final del año"

  • Míchel dice no estar presionado por las últimas derrotas · "No me desmoralizo"

En la montaña rusa en la que se sube José Miguel González, Míchel, en cada rueda de prensa, ayer tocaba bajar. No era el día de risas, sino de la ironía y el rostro serio porque las derrotas ligueras ante el Atlético y el Valladolid, esta última en el Sánchez-Pizjuán, lo han situado en una situación cuanto menos incómoda.

Sin embargo, el técnico sevillista no cree que su futuro dependa de lo que pase hoy en Cornellá-El Prat, aunque sí que lanzó un mensaje claro. "No me desmoralizo. Siempre me levanto pensando que las cosas van a salir bien y recibo diariamente el respaldo de los que están a mi lado en el club. El ambiente periodístico es que venga otro entrenador. Se dan elogios o viajes, pero ideas, pocas. Nadie me señala como máximo responsable, pero los periodistas siempre lleváis razón. Bien, forma parte del espectáculo. Esto es más que el traje, la corbata y la gomina. Hay un trabajo detrás. Conmigo no contéis para que me desmoralice", insistió el madrileño, que añadió al respecto: "Hace 15 días éramos el mejor equipo de la ciudad por la goleada en el derbi e incluso el mejor en muchos años y ahora dicen que estamos más cerca del descenso que de la Champions. ¿Dónde está el trabajo del entrenador? ¿En el día del Betis? ¿En los tres primeros partidos o en el trabajo hasta ahora? Estoy confiado de que todo va a salir bien al final de la temporada".

Cuestionado por la calidad del equipo, el técnico señaló a las importantes bajas como principal problema. "Si te desaparecen seis jugadores, aunque los otros sean igual de buenos... Sólo tenemos dos superestrellas en el equipo, y por tanto hay que trabajarlo. De todos modos, el otro día no perdimos porque hubiese bajas. Ya vimos en la junta general de accionistas que la situación es la que es. Me acusan de no pedir futbolistas, y yo por pedir podría pedir a Messi, pero la situación económica, y no sólo del Sevilla sino en general, es la que es".

Lo que está claro es que una semana más el técnico tendrá que hacer cambios en la alineación, ya que si bien podrá disponer de jugadores que han cumplido su sanción o ha superado una lesión, no podrá disponer de Medel, expulsado ante el Valladolid. "Le dijimos en el descanso que lo podían expulsar. Conducir y formar es una labor del entrenador, pero al final uno no está en el campo para frenarle. Hay que buscar soluciones porque no es normal que cada cierto tiempo nos quedemos sin él", explicó Míchel, que se refirió a la recuperación de Negredo y Manu del Moral: "Es casi seguro que se van a vestir. La lesión de Maduro hace que se pierda este partido y para Málaga será duda. Además Kondogbia y Perotti tienen molestias. Por eso mismo vamos 20, que son todos los disponibles. Tengo claras las soluciones. El equipo no está en desánimo o en desconcierto". Una de esas soluciones no pasa por cambios en la portería: "Va a jugar Diego López. Es normal que Palop se sienta mal conmigo, pero también sabrá que con 39 años, con todo lo que pasó este verano, con pocos entrenadores habría jugado tanto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios