La tradición digitalizada

  • El portal de internet 'youtube.com' almacena ya más de un centenar de vídeos de la Semana Santa de 2008

Con toda probabilidad, cuando en 2005 Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim inventaron la comunidad de vídeos en red que bautizaron como youtube -y que un año después vendieron a Google por más de mil millones de euros, aunque esa es otra historia- no sospechaban que su proyecto, concebido para que los internautas de todo el mundo pudieran compartir sus vídeos digitales, acabaría convirtiéndose en la memoria visual de una tradición centenaria. Hagan la prueba: entren en youtube.com y busquen los términos Semana Santa Córdoba 2008. Encontrarán más de un centenar de vídeos, colgados en la red por internautas de vocación cofrade, que constituyen ya un documento sobre cómo se vive la Semana de Pasión cordobesa, y no sólo en la capital. Hallarán desde los ensayos de las agrupaciones musicales, hasta el trabajo previo de los costaleros preparando las levantás que ejecutan en el día grande de sus cofradías, pasando por imágenes de la Semana Santa de Pozoblanco, Priego o Bujalance, tan solemnes como los testimonios de las estaciones de penitenicia que se llevaron a cabo en la capital. La mayoría -también se alojan en la red vídeos producidos por medios de comunicación, como los que se pueden ver, servidos por Localia Córdoba, en la edición digital de El Día- comparten un atractivo común: son imágenes desde la bulla.

Así, aunque están lejos de la perfecta edición profesional, la mayoría de los vídeos sobre la presente Semana Santa cordobesa que se alojan en youtube.com tienen el atractivo de estar vivos: son imágenes de a pie, tomadas con cámaras digitales y teléfonos móviles que atestiguan cómo se vive una procesión dentro del magma humano que la rodea. Se contemplan los pasos desde una perspectiva terrenal. La solemnidad de las cornetas o el acento doliente de las saetas, se mezclan con el comentario del vecino en la estación de penitencia, con la urgencia del chistar del devoto que exige silencio; con el movimiento dubitativo de la cámara cuando el paso se aproxima y la bulla se acelera o cuando un niño emerge de la nada para acercarse al nazareno y completar su bola de cera. A través de esas imágenes se conserva la memoria de la Semana Santa, la que se vive en la calle, con sus contradicciones y diferencias, entre lo profano y lo espiritual pero siempre con devoción y respeto. A falta de un incensario y del agudo dolor de pies que acompaña al cofrade cuando ya acumula muchas horas -nunca demasiadas- de paciente espera, constituyen la visión más real de cómo se percibe una estación de penitencia.

La red no sólo aloja vídeos de la Semana Santa cordobesa de 2008. También hay testimonios de otras provincias, y de otros años. Y así se puede constatar qué une a las diferentes tradiciones, que hay en común entre devociones separadas por la geografía y unidas por el espíritu. La esencia de una tradición, en suma, que, en la era digital ha encontrado un nuevo modo de convertirse en memoria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios