Con el pellizco en la barriga

  • Las nubes con que amaneció la jornada hicieron que los cofrades temieran lo peor, pese a que los pronósticos meteorológicos anuncian la presecia de la lluvia a partir del día de hoy

Comentarios 1

LAS previsiones meteorológicas de los últimos días tranquilizaron los ánimos de los cofrades del Lunes Santo, a diferencia de los del resto de la Semana. Lluvia para casi todos los días, menos para el lunes y, posiblemente, el miércoles. Nadie esperaba que ayer amaneciera nublado, con todos los aditamentos propios de una jornada lluviosa. 

"¿Crees que saldremos?", era la pregunta que daba la bienvenida a quienes acudieron por la mañana a San Lorenzo para ver de cerca los pasos de la hermandad del Remedio de Ánimas, una cofradía que tiene fama de cauta a la hora de barajar la más mínima duda meteorológica. No había duda. Lo mismo que la inestabilidad está garantizada desde hoy, para ayer no estaba prevista la más mínima gota de agua.

Y así fue. La jornada transcurrió con toda normalidad, frente a otras localidades de Andalucía, sobre todo occidental, donde si hubo suspensiones. En Ánimas no querían pensar en ello y sus cofrades, con su hermana mayor, Rosario Castelló, a la cabeza, recibían a quienes querían tener cerca a sus titulares. Casi todos hablaban del tiempo y cada uno desplegaba los datos de algún medio informativo o alguna página web. Pero todos coincidían en lo mismo: el agua llega a partir de hoy.

En los alrededores de San Lorenzo la actividad cofrade seguía su curso normal. Los del Buen Suceso ultimaban los detalles a puerta cerrada en San Andrés, mientras el furgón de un vivero descargaba las cajas de flores en los Salesianos.

El exorno floral no es, precisamente, un producto que se compre por catálogo y lo entreguen tal y como uno lo ha imaginado. Al abrir las cajas se puede uno llevar un susto porque dentro no está lo que uno había pedido, o que esté al menos en el estado deseado. Algo parecido les ha ocurrido a los de Ánimas, quienes el sábado pasado recibieron la noticia de que los alhelíes encargado se habían quemado. Había que reaccionar en un muy estrecho margen y buscar una solución para un paso de Cristo al que no le sienta bien cualquier tipo de flor. Esta hermandad de San Lorenzo siempre tiene el recurso rápido y llamativo de los paños negros, algo que ninguna otra cofradía puede lucir.

Pero optaron por una solución más arriesgada como fue componer el calvario del paso y las dos jarras laterales con estatis morado. No eran alhelíes, pero el Remedio de Ánimas salió ayer a la calle con una composición floral original que en su irregularidad creaba unas zonas de luces y sombres que daban volumen al exorno.

Los hermanos de Ánimas exponían sus pareceres sobre la meteorología cuando llegó una noticia que fue como un cubo de agua fría. Cuando se intercambiaban opiniones sobre una y otra predicción apareció Manuel Aparicio con el dato de que en Sevilla comenzaba a aguarse la jornada. La hermandad del Polígono San Pablo había suspendido y Santa Genoveva se lo estaba pensando.

Las demás hermandades que realizaron estación de penitencia en el día de ayer tampoco estuvieron exentas del pellizco en el estómago que se le coge a todo cofrade cuando ve en el mapa del tiempo que los soles son sustituidos por nubes que, en algunos casos, hasta tienen alguna gota de agua. En este caso hay que aplicar uno de los preceptos de toda buena hermandad que consiste que seguir adelante en el montaje de los pasos y en la organización del cortejo aunque se tenga la certeza de que el día va a estar cerrado en agua y de que no se va a salir a la calle. Una procesión no se suspende con antelación, sino que hasta el último momento no se toma la decisión. No hay que perder la esperanza.

Quienes estaban algo más esperanzandos era los cofrades de la Huerta de la Reina, que el pasado año se quedaron con las ganas de plantar en la calle Joaquín Sama Naharro su Cruz de Guía. Había ilusión, como en el resto de la jornada después de quedar prácticamente frustrada en su totalidad en la Semana Santa de 2010. Por este motivo, los estrenos previstos para el año pasado volvieron a ser estrenos para este año, como fue el caso de los dos ciriales para la Virgen de la Estrella que se quedaron en la parroquia de San Fernando y que ayer se completaron con los dos que faltaban.

Por todos estos motivos, los cofrades del Lunes Santo pudieron disfrutar finalmente de una jornada que se desarrolló con toda normalidad, lo que se pudo comprobar en la multitud de personas que llenaron los rincones de los distintos barrios por los que discurrieron los distintos cortejos procesionales.

Todos ellos, como es tradición, pasaron por la carrera oficial, donde se encuentra el palco de autoridades y que ayer contó con un invitado de excepción, como fue el obispo de Bilbao, Mario Iceta, que estuvo incardinado en la Diócesis cordobesa desde que fue ordenado sacerdote hasta su consagración episcopal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios