Los paraguas y la desilusión marcan un viernes negro

  • El agua arruina las madrugadas de Montoro, Pozoblanco, Lucena y el resto de la provincia.

Comentarios 1

LOS chaparrones, las nubes grises y los paraguas volvieron a ser los elementos predominantes en la Semana Santa de la provincia. Los cofrades de la mayoría de las localidades tuvieron que conformarse con ver a sus pasos dentro de los templos. Uno de los ejemplos más destacados tuvo lugar durante la madrugada de la jornada de ayer, cuando Nuestro Padre Jesús Nazareno de Montoro, anuló la estación de penitencia por las fuertes lluvias. Este evento es un referente dentro de la Semana Santa de la provincia. También en Montoro, la popular procesión del Viernes Santo no pudo celebrarse aunque sí hubo una presencia del Impero Romano en la calle.

Las cofradías del Santo Entierro y de La Soledad también se vieron obligados a anular su salida por las calles de Pozoblanco ante la continua lluvia que azotó la tarde de Viernes Santo en la localidad vallesana. La misma suerte corrió Lucena, en la que se tuvieron que suspender todos los desfiles procesionales de la tarde. A las 06:00, la lluvia comenzó su macabra actuación impidiendo que la Venerable Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Santa Mujer Verónica, Santa María Magdalena, San Juan Evangelista y Nuestra Señora del Socorro realizara su recorrido por las calles de Lucena.

Las lluvias tampoco se olvidaron de Peñarroya-Pueblonuevo, ya que por la mañana se suspendió el Vía Crucis que iba desde la Parroquia de Santa Bárbara a la de San Miguel, y por la tarde se anuló la procesión del Santísimo Cristo en su Santo Sepulcro y la de María Santísima de los Dolores. Esta última fue portada por los costaleros dentro del templo al no poder salir. Por último, la junta de gobierno de la hermandad del Santo Entierro y María Santísima de los Dolores decidió no salir.

En Palma del Río no se recordaba una Semana Santa tan pasada por agua y, consiguientemente, con tantas salidas procesionales anuladas.

De ocho cofradías existentes en esta ciudad de la Vega, se suspendieron cinco de sus desfiles además del Santo Entierro Magno que, por primera vez en la historia de Palma del Río, se iba a celebrar en conmemoración del 25 aniversario del Consejo de Hermandades. Aunque muchos palmeños albergaron la esperanza de que este evento se pudiera trasladar a hoy, el presidente del Consejo de Hermandades, Javier Ruiz Cabrera, dejó muy claro que litúrgicamente no es posible puesto que "hay que ser coherentes con la cronología de la Semana Santa" a pesar de la ilusión que se tenga.

La lluvia también anuló la salida del Nazareno a las 5:00 horas desde la iglesia del Hospital de San Sebastián y la del Santo Sepulcro desde la Parroquia de San Francisco a las 19:30 horas.

La climatología también se cebó con Montilla, donde se tuvieron que suspender todas las procesiones de la tarde. Los pasos de Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, la Hermandad del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo, Santo Nombre de Jesús, María Santísima de la Encarnación y San Juan de Ávila y la Pontificia Hermandad del Santo Entierro, Soledad y Angustias de la Madre de Dios se vieron obligados a anular sus recorridos ante la lluvia incesante de la localidad montillana.

La directiva de la Buena Muerte de Puente Genil también miraba al cielo con la ilusión de que milagrosamente cesaran las lluvias. Una multitud de fieles esperaba bajo los paraguas en la puerta de la iglesia del Dulcenombre la salida de los pasos. Este año, el sentimiento de los seguidores de esta hermandad tenía más significado, sobre todo por el robo de las potencias y corona de la cruz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios