Los otros nazarenos de Pozoblanco

  • Un ritual especial. En la madrugada del Viernes Santo se vive en la ciudad vallesana el Pregón de Poncio Pilatos y el Prendimiento de Jesús a cargo de la Cofradía de Romanos Penitentes o sayones

Comentarios 2

El canto del Pregón o Sentencia de Poncio Pilatos -previo al Prendimiento de Jesús Nazareno tras la aparición de la figura de Judas- es identificativo de Pozoblanco. En la ciudad vallesana, es una de las citas anuales por excelencia, un sonsonete único que une a todo un pueblo en la madrugada de Pasión, la del Viernes Santo, en torno a la Plaza de la Iglesia. Ese mítico acto es posible gracias a la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, los sayones.

Cuenta la historia que Los Sayones nacieron de la escisión de la Hermandad de Jesús Nazareno, con la que comparten imagen -que también sale en procesión en Martes Santo-, y que en 1724 tuvieron a su primer hermano mayor. Esa historia también detalla que durante sus siglos de existencia han tenido diversas evoluciones que sustancialmente han modelado, con el pesar de los más puristas, sus características primitivas, a veces por adaptación a los tiempos y otras por falta de potencial. Así, en 1873 la cofradía decidió incorporar a la estación penitencial el traje antiguo de romano, que fue sustituido hace algo más de una década por otro más convencional y que perdió la característica ancestralidad del anterior. Años antes se incorporó también la sección de penitentes y en los últimos tiempos sus libros explican que el número de hermanos pasa de los 300.

Hace tan sólo tres años, la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes de Nuestro Padre Jesús Nazareno celebró sin miedo a la climatología -como afortunadamente ha ocurrido este año- el tradicional Prendimiento de Jesús coincidiendo con la conmemoración del cuarto centenario de su fundación. Los Sayones estuvieron acompañados en esa noche, como lo están cuando el agua no acaba por traicionar el sentir de la Semana Santa, por miles de pozoalbenses a los que no les hace mella el frío de la madrugada. Chicos y mayores, muy al contrario, no entienden un Viernes Santo sin el sonido del Pregón.

Pero si la Sentencia de Poncio Pilatos es mítica en la madrugada pozoalbense -como también lo es el cornetín del Prendimiento- no lo son menos las notas de las bandas infantil y grande de cornetas y tambores de Los Sayones, agrupación musical que nació, según explica el boca a boca, antes de la Guerra Civil, contienda en la que desaparecieron los documentos que reflejaban esa fecha de natalidad. La banda está ligada a su cofradía y tiene como actuación más destacada, precisamente, la de la procesión con la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la madrugada del Viernes Santo. No obstante, en los últimos años se ha caracterizado por atesorar un currículum en el que se cuentan por innumerables sus actuaciones tanto en distintos puntos de la geografía cordobesa como en otros puntos de Jaén, Sevilla, Málaga, Cádiz, Huelva, Murcia y Badajoz. La banda de Los Sayones ha representado además a la Semana Santa cordobesa en la Feria Internacional del Turismo que se celebra en Madrid y en el Certamen Concurso de la Ciudad de Cieza (Murcia).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios