La hora de la verdad

  • El Sábado de Pasión es día de "nerviosismo" cofrade para las hermandades que apuran la preparación de sus pasos para afrontar el Domingo de Ramos

Los sábados de Pasión suelen ser días de nerviosismo cofrade, como muy bien destaca el hermano mayor del Rescatado, Miguel Ángel Lopera. Sobre todo para cofradías como la suya, para las que la hora de la verdad, esa ansiada salida a la calle, está a la vuelta de la esquina. El Sábado de Pasión es en Córdoba el día en el que la Entrada Triunfal, las Penas de Santiago, El Rescatado, La Esperanza, El Amor y El Huerto ultiman los preparativos de algo que llevan esperando todo el año, sus estaciones de penitencia del Domingo de Ramos. "Un Sábado de Pasión es un día de mucho trabajo, porque aunque aparentemente parece que el montaje de los pasos está terminado, siempre queda algo por hacer", relata Lopera, quien recuerda que sus pasos los empezaron a montar hace un mes, unos pasos que en el caso del de palio -el de María Santísima de la Amargura- presenta como novedad los remates de sus esquinas y la restauración completa de sus varales.

Pero la gran novedad de la hermandad para esta Semana Santa es que Nuestro Padre Jesús Rescatado vuelve a su posición natural y encabezará el desfile procesional -lo que supondrá que no podrá llevar detrás a la legión de penitentes que suele llevar-. "La ilusión con la que afrontamos esta estación de penitencia es una ilusión renovada, cada estación de penitencia es distinta y por muchos años que lleves saliendo, el pellizco en la barriga siempre lo llevas", relata. "También cada año es distinto por la presentación que hacemos de los pasos, un detalle que quieras incorporar, una flor distinta que quieras poner...", añade. Este año, El Rescatado ha elegido un exorno floral a base de iris morado para el paso del Señor, "mientras que al paso de la Virgen le hemos dado un cambio y llevará rosas de colores rosa y malva".

Quien es un artista en lo que a la elección del exorno floral se refiere es el propietario de Floristería Los Patios, Rafael Barón, encargado de ejecutar este año un ritual que cada Sábado de Pasión vive la Hermandad de las Penas de Santiago. "Creo que hemos hecho un exorno clásico basado en la esencia del paso de palio, que es un palio elegante, donde la orfebrería es muy buena; hemos querido que luzca la orfebrería, por eso las piñas son un poco más triangulares, para darle esbeltez al palio", detalla. "Aunque su flor clásica siempre ha sido la camelia, este año por motivos climáticos ha habido muy poca camelia y se ha aprovechado sólo para los violeteros y todo el friso del paso y el resto se ha hecho con rosa blanca y fresia para que también vaya un poco perfumando el paso de la Señora", añade. Barón defiende que no se ha perdido la esencia de la camelia, "pero se ha distribuido para que quede lo más elegante posible, y por eso el friso es sólo una hilera de camelias para que se pueda disfrutar de la magnífica orfebrería cincelada que tiene este palio", apunta.

Pero como vestir los pasos no es sólo cosa de un día o del día anterior a la estación de penitencia, si uno se da una vuelta por las distintas iglesias en Sábado de Pasión puede contemplar cómo en el santuario de María Auxiliadora la Hermandad del Prendimiento -que sale en procesión el Martes Santo- ya está convirtiendo el paso de misterio en un pequeño trozo de Getsemaní vistiéndolo con ramas de olivo. Y cómo en la vecina iglesia de San Lorenzo están haciendo lo propio tres hermandades cuyas estaciones de penitencia se desarrollan en distintos días: La Entrada Triunfal (La Borriquita) -que procesiona hoy Domingo de Ramos-, Remedio de Ánimas -que sale en procesión el Lunes Santo- y El Calvario -que hace lo propio el Miércoles Santo-.

En San Lorenzo, a media mañana, los pasos de Nuestro Padre Jesús de los Reyes y María Santísima de la Palma están ya casi listos para el Domingo de Ramos, mientras los hermanos de la Entrada Triunfal cuentan las horas no sin temor a los elementos. Amenaza lluvia para la hermandad que abre la Semana Santa que pasa por carrera oficial -una carrera oficial que por segunda vez en su historia es en el entorno de la Mezquita-Catedral-. Porque se podría decir que la Semana Santa -si no se tiene en cuenta el paso por la carrera oficial- se abre en Sábado de Pasión -con permiso del Cristo de la Vera Cruz de Puerta Nueva, que por primera vez este año ha salido en Viernes Santo-, porque el Sábado de Pasión es el día en el que realizan sus estaciones de penitencias las [recién estrenadas como] hermandades de Las Lágrimas -que parte de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción (Figueroa)-, La Conversión -que hace lo propio desde la parroquia de Nuestra Señora del Rosario (Electromecánicas)- y de La Presentación -que sale en procesión desde la parroquia de San Vicente Ferrer (Cañero)-. También es el día en el que procesionan las aún prohermandades de La O -desde la iglesia de la Aurora (Fátima)- y El Traslado al Sepulcro -desde la iglesia de Consolación (Arroyo del Moro)-. Y el día elegido por la Hermandad de la Agonía para el traslado en procesión de su Cristo desde Santa Victoria a la Mezquita-Catedral para su estación de penitencia del próximo Martes Santo. Unas estaciones de penitencias contra las que nada tuvo que hacer esa anunciada ciclogénesis a la que se le ha dado en llamar Hugo y que temen que les amargue la fiesta en Domingo de Ramos los hermanos de la Entrada Triunfal.

Fernando Galán es uno de esos hermanos de La Borriquita. Lleva 30 años en la cofradía y ha ayudado a vestir los pasos con flores. "El Cristo lleva este año claveles rojos y la Virgen lleva rosas blancas y rosas", cuenta. "Ha sido un trabajo que ha llevado muchas horas y veremos a ver luego lo que pasa, esperemos que no llueva", insiste. Galán no quiere acordarse de años en los que la que es la primera estación de penitencia del Domingo de Ramos ha tenido que quedarse en casa por la lluvia. En su lugar recuerda que "cuando estábamos en el Cerro de la Golondrina, en la Ronda de Cañuela, empezó a llover, y fue sacar el paso de la Virgen y salió el sol, y pudimos salir; cuando amenaza lluvía y podemos acabar saliendo es una de las alegrías más grandes que nos puede dar la Virgen a nuestra hermandad", relata.

Mientras el Sábado de Pasión discurre, procesión para arriba procesión para abajo, en San Lorenzo la Hermandad del Remedio de Ánimas continúa con el ritual de vestir los pasos con el exorno floral. Manuel Bravo, José García y José ignacio Aguilera son algunos de los hermanos que ultiman los detalles bajo la atenta mirada de la hermana mayor, Rosario Castelló. "La flor que va colocada en el paso del Señor de Remedio de Ánimas lleva debajo una capa de verde, que es lo que estamos haciendo ahora; anoche [por el Viernes Santo] se le colocaron las esponjas y si hoy nos da tiempo colocaremos una poquita de flor", relata la hermana mayor.

"Lo que se ve a simple vista en las estaciones de penitencia es posible gracias a muchas horas de trabajo y mucho sacrificio durante muchos días", relata. El Cristo del Remedio de Ánimas siempre suele ir sobre rojo o sobre morado "y normalmente con iris morado, proteas...otros años va con los paños negros y sin flor", comenta Castelló, quien detalla que son una veintena de personas las que en su cofradía realizan un trabajo de preparación que, como el del resto de las cofradías, es impagable y que contribuye a engrandecer la Semana Santa de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios