Dos décadas de La Pasión de Jesucristo en Montilla

La representación dramática de La Pasión de Montilla volvió a ser todo un éxito en su 20 cumpleaños. Alrededor de un millar de personas por sesión se congregaron ayer en el Pabellón Municipal de Deportes para ver este evento teatral que se ha convertido en un referente cultural y religioso de la Semana Santa de la provincia.

La primera función tuvo lugar en torno a las 18:00 y recorrió los principales pasajes bíblicos de la Pasión de Cristo a través de 17 escenas, desde la entrada triunfal hasta la Resurrección, pasando por el juicio de Pilatos y la crucifixión, entre otros. La presidenta de la Asociación Cultural La Pasión Representación Dramática y directora de la obra, María Dolores Navarro, señaló a El Día que alrededor de 400 vecinos de la localidad han trabajado en el proyecto; de ellos, la mitad se puso las túnicas para encarnar a los distintos personajes, aunque Navarro explicó que los papeles principales -como Jesús o María- recaen en los actores del grupo montillano de teatro La Cepa.

En cuanto a la interpretación, la directora destacó que esta edición ha contado con la novedad de que el papel de Jesucristo lo escenificó un único actor, no como en años anteriores en los que el personaje fue desarrollado por dos intérpretes. "El anterior actor hizo una especie de promesa que consistía en que cuando cumpliera 33 años dejaba de hacer de Jesús, por lo que el año pasado colgó las túnicas al cumplir la edad", indicó la presidenta de la asociación.

La distintas escenas se llevan a cabo en tres escenarios que cubren una extensión cercana a los 50 metros, lo que supone una superficie cercana a los 1.500 metros cuadrados. Navarro informó de que "cada una de las tres partes tiene forma de trapecio, de esta manera, se intenta que todos los espectadores puedan ver cualquiera de los pasajes desde cualquier punto de las gradas".

Con la intención de que todo se aproxime lo máximo posible a la realidad, la presidenta del colectivo cultural apuntó que "el vestuario es propio de la obra y para confeccionarlo hicimos un gran trabajo, ya que nos basamos en varias películas de la época y de la misma temática para confeccionar la ropa", a lo que añadió "queremos que el espectador se sumerja en la historia y se sienta parte de ella", indicó.

En cuanto a los espectadores, la directora de la obra apuntó que el pabellón, que tiene una capacidad de 1.000 personas, estaba abarrotado de gente en las dos sesiones. Incluso, se dispusieron alrededor de 400 asientos a pie de pista para discapacitados y personas mayores que también se llenaron. Para Navarro, el público de la primera función suele ser de fuera de la localidad; "tenemos constancia de que han venido personas desde Madrid, de otros puntos de España y sobre todo viene mucha gente del resto de Andalucía", a lo que añadió que "aprovechan la primera sesión para que no se les haga muy tarde después para volver a sus casas". En la segunda función, a las 21:30, los espectadores procedían de los municipios más cercanos y de la misma localidad montillana, señaló la presidenta del colectivo. También destacó que este año han contado por primera vez con la presencia de Demetrio Fernández González, el primer obispo de Córdoba que asiste a una representación de La Pasión.

Navarro aprovechó para agradecer la implicación de los vecinos en el evento desde la primera función de 1992. "Detrás de los 200 actores, hay otras tantos vecinos que se dedican al vestuario, al cambio de decorados o a la organización del acto como acomodadores, entre otras labores", apuntó la directora.

Incluso, para materializar esa implicación, las cofradías participan en dicha función representando algunas de las escenas, como es el caso de la Centuria Romana Mvnda, que se encarga del momento del Prendimiento; la Santa Cena representa la última reunión de Jesús con los apóstoles; o miembros de la hermandad del Descendimiento desclavan a Jesucristo de la Cruz para llevarlo al sepulcro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios