Las cofradías reclaman mejorar los accesos para llegar a la Catedral

  • Habilitar una puerta de entrada y salida al templo y ajustar los recorridos son las principales demandas de las hermandades para poder realizar su estación de penitencia en este enclave de la ciudad

Comentarios 7

Es la aspiración de la mayoría de las hermandades de la ciudad, pero hasta ahora apenas un tercio de las cofradías cordobesas realizan su estación de penitencia por el primer templo de la Diócesis. El ajuste de los horarios o las dimensiones de los pasos de misterio que dificultan el tránsito por las calles de la Judería son algunos de los argumentos de las hermandades para justificar su ausencia en el interior de la Catedral. Sin embargo, el pasado Viernes Santo, se demostró que la unión de esfuerzos entre todas las partes implicadas en la Semana Santa -hermanos, fuerzas de seguridad y fieles- posibilita la llegada de todas las cofradías al interior del templo de una manera ordenada, sin interferir en los intereses de ninguna hermandad y provocando una afluencia masiva de gente en los alrededores de esta histórica zona de la ciudad.

El debate de llevar la carrera oficial al interior de la Catedral es una constante en las hermandades cordobesas de las últimas décadas. Sin embargo, el hecho de que sólo disponga de una puerta para que entren y salgan los cortejos procesionales y la estrechez de las calles de acceso al templo hacen imposible el paso de algunas hermandades. Esta idea, precisamente, es la que mantiene la hermana mayor de la Esperanza, Olga Caballero, quien apuntó a El Día que "mientras que no haya dos puertas en la Catedral no será posible". Caballero valoró el trabajo de las cofradías que hicieron estación de penitencia por el primer templo de la Diócesis la jornada del Viernes Santo y aseguró que "todo fue muy bien", aunque mantuvo su teoría de la imposibilidad de prolongar el cortejo hasta la Catedral. En la misma línea se pronunció su homólogo en la hermandad de la Paz, Manuel Quirós, quien reclamó "un acceso de entrada y salida" en el templo y "unos accesos diferentes". Quirós señaló la estrechez de la calle Deanes "por la que no pasa nuestra procesión" y apuntó que "se deberían realizar modificaciones como corregir algunos balcones".

Además del aspecto religioso, que daría pleno sentido a las salidas en procesión, llevar la carrera oficial hasta la Santa Iglesia daría un empuje a la proyección de la Semana Santa cordobesa, pues se potenciaría el Casco Histórico como reclamo monumental para atraer a turistas durante esta celebración. En este sentido, el hermano mayor de la Santa Faz, Sergio Quintero, aseguró que "como cofrade, el sentido de las procesiones en Semana Santa es entrar en la Catedral, porque es el primer templo de la Diócesis". Sin embargo, apuntó que "habría que estudiar si todos podrían pasar por el tamaño de los pasos o la acumulación de personas en los alrededores de la Mezquita, con calles tan estrechas". No obstante, la labor de las Fuerzas de Seguridad del Estado y la planificación desarrollada por la Agrupación de Cofradías durante la tarde del Viernes Santo demostró que es más que factible que todas las hermandades de un día puedan pasar por el templo.

La mayoría de los implicados en este tema aseguran que los problemas de acceso al templo están detrás de la imposibilidad de realizar estación de penitencia en la Catedral. El hermano mayor de la Caridad, Javier López, aseguró que "indiscutiblemente, llega al templo mayor es una aspiración de toda cofradía, pero nosotros no podemos porque nuestro paso no entra". El máximo representante de la Sangre, Carlos Rubio, dijo que incluir este enclave en su recorrido en procesión "le daría sentido a nuestra estación de penitencia" aunque volvió a señalar las dificultades de los accesos como principales problemas.

El hermano mayor de las Angustias, Rafael de la Calzada, aseguró que "es factible si se pone orden" y recordó que su hermandad llegará a la Catedral el próximo 20 de septiembre con motivo de su salida extraordinaria por su 450 aniversario. El representante del Perdón, José Luis Fustegueras, reconoció que la hermandad de los Dolores "demostró el Viernes Santo que podía cumplir los horarios", aunque apuntó que "tenemos muchos problemas de acceso porque la Catedral en Córdoba no está tan bien situada como en otras ciudades".

El hermano mayor de la Misericordia, Manuel Ramírez, confesó que llegar al primer templo de la Diócesis "le daría pleno sentido a la Semana Santa; sería lo idóneo", pero apostó por una "mejor organización para evitar la aglomeración de público y mejorar los accesos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios