Reportaje

275 años al servicio de los necesitados

  • La Antigua y Real Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de los Desamparados de Priego acaba de celebrar su 275 aniversario

Centenares de cofradías salen estos días en procesión a la calle, algunas más de enhorabuena que otras. Un ejemplo de las que vivirán la Semana Santa de 2008 de una manera muy especial está en Priego de Córdoba. Y es que éste es sin duda un año especial para la Antigua y Real Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de los Desamparados, conocida popularmente como La Caridad. A la reciente toma de posesión de su nueva junta de gobierno, encabezada por Antonio Aguilera, hay que añadir que, con motivo del Día de Andalucía, esta cofradía recibió la medalla de plata de la ciudad que otorga el Ayuntamiento prieguense. Además, acaba de celebrar el 275 aniversario de su fundación.

Este año, como cada Martes Santo, las calles de Priego se inundarán de penitentes ataviados con túnica marfil y cubrerrostro, capa y cíngulo rojo burdeos, que acompañarán sin pereza a las imágenes de la Virgen de la Caridad y del Cristo de la Expiración –que estrena la cruz realizada por Fernando Cobo–. La parroquia de la Asunción, el templo que acoge a las imágenes durante todo el año, será el lugar desde donde comience a realizar su estación de penitencia esta cofradía, vinculada desde su fundación a la caridad y el amor a los más necesitados, “un objetivo que aún hoy se mantiene”, como afirmó su hermano mayor, tras recoger la distinción otorgada por el Consistorio.

Según reza la historia, la Antigua y Real Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de los Desamparados nació el 30 de abril de 1732 en la antigua ermita de San José. Sus fines fundacionales fueron los de socorro a los enfermos, desvalidos, pobres y presos, y sus miembros pueden alardear de que tiene el título de real después de que en 1815 nombrarán hermanos mayores perpetuos a Sus Majestades los Reyes de España Fernando VII y Doña María Josefa Amalia. En esa labor de caridad, y gracias a la aportación de los hermanos, en 1872 construyó un panteón con su capilla dentro del cementerio destinado a los más necesitados.

Cuenta también la historia que en cuanto al desfile cabe destacar la presencia del Cristo de los Ajusticiados, que antiguamente se ubicaba en la capilla donde los reos condenados a muerte pasaban sus últimas horas antes de verle la cara al verdugo acompañados por varios hermanos de La Caridad. Tras ser ejecutados, eran cubiertos con el Manto de los Ajusticiados y si permanecían con vida se les conmutaba la pena y no podían ser juzgados de nuevo.

En relación a las imágenes, María Santísima de los Desamparados –La Caridad– es de autor desconocido, aunque data del primer tercio del siglo XVIII, mientras que el Cristo de la Expiración está fechado entre 1735 y 1738 y es obra del escultor granadino Agustín de Vera Moreno. En este año tan señalado para la cofradía, las imágenes contarán con el acompañamiento de la Banda de la Escuela Municipal de Música de Priego y la Banda de Bombos de la Hermandad para completar su estación de penitencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios