El Cristo de la Agonía llega hasta la Catedral

  • La banda de la Salud, los cofrades y los vecinos del Naranjo arropan al crucificado

La apuesta de la cofradía de la Agonía por acortar considerablemente su recorrido tuvo ayer su primer capítulo. La idea de la hermandad del barrio del Naranjo es realizar su salida procesional directamente desde la Catedral y así reducir tanto kilómetros de recorrido como horas en las calle.

Para poder dar este paso, el Cristo de la Agonía fue trasladado hasta la Catedral arropado por un cortejo en el que destacó la presencia masiva de vecinos del Naranjo.

La banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora de la Salud abría el cortejo con sus vistosos uniformes azules que relucían bajo el sol de la tarde. La Cruz de Guía, el estandarte y unas decenas de parejas de cirios precedían, junto al cuerpo de acólitos, a las parihuelas en las que el crucificado que tallara Antonio Castillo Ariza iba sobre un severo catafalco forrado de damasco rojo. Estas andas eran portadas por los miembros de la cuadrilla de costaleros que se iban relevando en un recorrido que se caracterizó por la rapidez con que discurrió por las calles de la ciudad en la jornada del Sábado de Pasión, un día en el que es inusual ver una imagen devocional en la calle.

A las 16:30 partieron de la parroquia de Santa Victoria y alrededor de las 19:00 llegaron al Patio de los Naranjos. La hermandad de la Agonía tiene ya todo preparado para una estación de penitencia que marcará una nueva etapa en su historia, puesto que a los cambios del recorrido se suman los resultados de la campaña informativa desarrollada en los últimos meses en el barrio y que ha arrojado un incremento considerable en el número de nazarenos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios