hematología

El tratamiento personalizado se impone en mieloma múltiple

  • El aumento de la supervivencia ha cambiado el pronóstico ante la enfermedad

María Victoria Mateos dirige la Unidad de Mieloma Múltiple del Hospital Universitario de Salamanca. María Victoria Mateos dirige la Unidad de Mieloma Múltiple del Hospital Universitario de Salamanca.

María Victoria Mateos dirige la Unidad de Mieloma Múltiple del Hospital Universitario de Salamanca. / archivo

El mieloma múltiple es un cáncer de la sangre causado por las células plasmáticas, que se encuentran en la médula ósea. En esta enfermedad, estas células comienzan a proliferar de manera incontrolada, lo que causa síntomas como cansancio, al causar anemia, y dolor óseo especialmente en la columna vertebral, ya que pueden llegar a aparecer agujeros en los huesos de los pacientes. De hecho, el dolor en esta zona del cuerpo suele ser el primer síntoma de la enfermedad.

"En el momento actual, si un paciente es diagnosticado de mieloma, la situación es muy diferente a la de hace unos quince o veinte años, cuando había muy pocas opciones de tratamiento y la supervivencia era muy corta", explica la doctora María Victoria Mateos, coordinadora de la Unidad de Mieloma del Hospital Universitario de Salamanca.

Ahora, la situación ha cambiado: la investigación ha permitido conocer mejor la enfermedad y, en el momento del diagnóstico, al paciente se le realizan numerosas pruebas para personalizar el tratamiento. "Somos capaces de afinar muchos en las características de la enfermedad de cada paciente. Y ahora disponemos de muchas opciones de tratamiento que permiten que, cuando responda bien a la primera línea de terapia, la duración de la respuesta es muchísimo más larga de lo que lo era antes", explica. Además, se dispone de buenos tratamientos de soporte, que permiten controlar el dolor y proteger los huesos y mejorar la anemia. En su opinión, "estamos en el camino óptimo para dar un mensaje más esperanzador al paciente que es diagnosticado hoy. Y trabajamos para cronificar la enfermedad. En caso de que la enfermedad del paciente sea recurrente, se dispone también de diferentes nuevos fármacos que son muy eficaces. Y trabajamos para intentar minimizar los efectos secundarios de los tratamientos".

La mayoría de pacientes de mieloma son de edad avanzada, con una media de 65 años. Solo el 15% tiene menos de 50 años, mientras que un 2% de casos se registra en menores de 40 años. En España, su incidencia anual en adultos es de 40 nuevos casos por millón de habitantes y año. Esta cifra supone el 1% de todos los cánceres y el 10 % de los cánceres de la sangre. La edad es el factor de riesgo más destacado.

La hematología española está considerada como una de las punteras del mundo tanto en investigación clínica como en tratamiento, lo que permite que los pacientes tengan un acceso homogéneo en cualquier comunidad autónoma. Como apunta María Victoria Mateos , "realizamos numerosos ensayos clínicos, lo que permite que los paciente tengan acceso a nuevos tratamientos que aún no sido aprobados y que están disponibles en unos 60 ó 70 hospitales de toda España. Y es importante que los pacientes que participan en estos estudios sepan que contribuyen al desarrollo clínico y forma parte activa de su enfermedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios