Fertilidad

La reproducción asistida ha generado 250.000 preembriones en 10 años

  • La acumulación plantea retos prácticos y éticos, que podrían solucionarse mejor con un registro nacional. Su utilización por otras parejas puede plantearse como una opción útil.

El creciente uso y eficacia de los programas de reproducción asistida plantea importantes desafíos prácticos y éticos que van más allá del simple reto científico y técnico y que suelen dejar atrás una legislación a la que le cuesta seguir el acelerado ritmo de la realidad social. Es el caso, por ejemplo, de la acumulación de preembriones (uniones de óvulo y espermatozoide con menos de 14 días de evolución) congelados en la última década, que en España se acercan ya a 250.000: cada año se generan más de 50.000 para la fecundación in vitro, pero solo se transfieren 25.000 para conseguir una gestación, lo que deja otros tantos sin utilizar.

"¿Qué hacemos con ellos?", planteó Miguel Casares, presidente del Comité de Ética Asistencial del Hospital Universitario de Getafe, en el V Simposio Internacional de Reproducción Asistida que se ha celebrado esta semana en Madrid. Y la respuesta de la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida de 2006 se demuestra insuficiente pese a sus cuatro opciones. La primera, durante cinco años, conservarlos para un posible segundo tratamiento de la pareja donante. Y pasado ese plazo, otras tres: dedicarlos a la investigación, donarlos a otras parejas con problemas de fertilidad, o destruirlos.

La insuficiencia de esas alternativas legales es patente en el plano científico -ni siquiera se cubre el limitado 8% de cesiones para ese fin, porque, como apunta Casares, "desde 2009 solo ha habido dos proyectos de investigación con preembriones"-, y también en el escaso 8% de donaciones a otras parejas. En cuanto a la destrucción de preembriones, solamente la pide el 6%. Todo ello, sumado al 40% que prefiere la criopreservación o conservación a -196ºC para una eventual implantación en el futuro, deja un significativo 38% de silencios que trasladan la decisión sobre su destino a los profesionales de las clínicas de reproducción asistida.

En este contexto cobran importancia otras alternativas como la 'adopción' por parte de otras parejas de esos preembriones excedentes sin destino declarado. Aunque no sea muy conocida, "esa figura ya existe en España, donde se han producido 600-700 casos", precisa Casares, quien recuerda que viene a costar "la mitad que un ciclo completo".

El trámite formal es sencillo: basta la firma de un consentimiento informado. Y tampoco presenta mayores dificultades técnicas: los especialistas preparan hormonalmente a la receptora, descongelan el preembrión y lo transfieren a la mujer sin necesidad de hospitalizarla. Para aclarar ese complejo escenario y facilitar la búsqueda de soluciones a la actual acumulación de preembriones congelados, los especialistas en reproducción asistida reclaman a las autoridades sanitarias la creación de un Registro Nacional de los preembriones existentes y disponibles en los centros de medicina reproductiva.

De hecho, ya hay registros de esos centros y de sus actividades y técnicas, por lo que se trataría de completar la información. El V Simposio Internacional de Reproducción Asistida, organizado por la Fundación Tambre y presidido por su director Pedro Caballero, ha reunido a 600 especialistas en torno a un amplio abanico de temas.

Uno de sus principales ponentes fue Jacques de Mouzon, presidente del Comité Europeo para la Supervisión de la Tecnología de la Reproducción Asistida (EIM en inglés), que cifró en medio millón los ciclos anuales realizados en el continente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios