Repercusiones en Almería

El sector agrícola también se moviliza

El lanzamiento de berenjenas y calabacines contra la fachada del edificio de la Agencia Tributaria de Almería fue el detonante de la batalla campal que disputaron policías y agricultores el pasado miércoles. La concentración había sido convocada por las organizaciones Coag y Asaja para exigir una rebaja fiscal para el campo. La agricultura andaluza también demanda ayuda por la espiral al alza que está padeciendo el sector en sus costes de producción, con el combustible y los fertilizantes como principales quebraderos de cabeza. Después de trabajar la tierra, no ven los frutos en los ingresos que perciben, debido a unos márgenes de hasta un 400% de diferencia entre la venta en subasta y el precio que paga el consumidor en las grandes superficies. La huelga del transporte ha agravado la situación. En el sector se estima que cada empresa almeriense ha dejado de comercializar alrededor de 400.000 kilos de productos hortofrutícolas al día y que el paro podría provocar que el 30% de la producción que aún queda pendiente de recoger se pueda perder, lo que sería un auténtico desastre para Almería.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios