MUCHOS PUNTOS POR ACLARAR

La leyenda de su autoinculpación

Quedan aún muchos puntos por aclarar en esta dramática historia que ha mantenido casi 13 años a un inocente en prisión. Un espeluznante caso que se ha conocido a trancas y barrancas. Se dijo que Ricardi se confesó culpable. Se supo luego que cuando fue detenido y juzgado proclamó su inocencia. Lo de su autoinculpación vino luego, ya en prisión. Su hermana media: “Lo habrá hecho porque estaba tan tirado ...”. La Policía ha dicho más: que está vivo gracias a que fue encarcelado, que difícilmente hubiera sobrevivido de seguir tirado en la calle. Él dice que le amenazaron con perder beneficios penitenciarios. La Policía lo tiene claro: son los dos jerezanos los autores de las 10 violaciones cometidas en municipios de Cádiz entre 1995 y 2000, con un mismo modus operandi. La Fiscalía aduce que las descripciones no siempre coinciden. Pero no hay que olvidar que los asaltantes iban encapuchados. E incluso dice el Ministerio Público que se “apiadaron” de una víctima porque no la penetraron, aunque sí le hicieron “todo tipo de guarrerías”. Contradictoria piedad ésta. También, al contrario que la Policía, la Fiscalía dice que los jerezanos no tienen antecedentes penales por violación, y que eran “sólo dos chorizos”. Los dos chorizos de poca monta violaron salvajemente al menos a seis mujeres, como ahora demuestran las nuevas pruebas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios