EDUCACIÓN

La escuela de antaño

  • Un grupo de profesores de la facultad de Pedagogía de Sevilla crea un museo pedagógico virtual. La mayoría del material recopilado pertenece a la dictadura

En los colegios ya no se escucha aquello de: La letra con sangre entra. Los años pasan y aquellas fotografías de los estudiantes en un escritorio con un mapamundi detrás, un cuadro de Franco, un banderín de España y un libro entre las manos son parte del recuerdo de los niños que ya hoy pasan de los cuarenta. Locomotoro y el Capitán Tan dieron paso a Barrio Sésamo y Los Mundo de Yupi, y éstos a su vez a Los Lunnis. Los niños que nacieron en los 80 aprendieron a leer con Micho; sin embargo perduran los cuadernos Rubio de caligrafías, sumas, restas y multiplicaciones.

Cada cosa tiene su tiempo, pero personas como María Nieves Gómez, Guadalupe Trigueros y Pablo Álvarez no quieren que estos recuerdos pasen al olvido. Por esta razón, en 2004 comenzaron a trabajar para levantar un museo pedagógico andaluz que ha desembocado en una galería virtual. “Ahora hay un movimiento muy fuerte para recuperar el patrimonio histórico. Quizás sea una forma de recuperar la infancia, lo que uno fue”, explica María Nieves Gómez, directora del grupo de investigación Historia de las enseñanzas no obligatorias en el distrito universitario de Sevilla, 1845-1980. “Cuando yo estudiaba, en los años cuarenta, el material escolar no tenía valor e incluso se tiraba cuando ya no servía; la única preocupación era sobrevivir”, continúa esta docente de 68 años que lleva más de cuarenta en ejercicio.

El grupo de investigación, formado por doce profesores, analiza y cataloga cada uno de los juguetes, retratos, libros y demás material escolar que reciben para estudiar la historia de la educación. El objetivo es crear un lugar de encuentro para los docentes y estudiar la evolución de las escuelas.

Toda esta información se incluye en la base de datos de la web, donde sólo los investigadores autorizados por el propio equipo pueden entrar. El resto de los internautas sí puede acceder a las demás aplicaciones del portal. En él se pueden apreciar propuestas didácticas, archivos orales donde hay voces de distintas generaciones relacionadas con las escuelas andaluzas, una galería de centros educativos o un apartado dedicado a las secciones temáticas donde se exponen los fondos del museo. Este último apartado se divide en 22 salas virtuales que albergan no sólo material didáctico, sino también elementos relacionados con el ocio de la época, como muñecas de cartón y trenes de madera. No obstante, esta galería en internet acaba de nacer y aún está en construcción. “Somos unos humildes pioneros y constructores de algo que sabemos que se puede hacer mucho mejor”, opina la catedrática María Nieves.

Los cuadernos, mapas, estuches y libros sirven para entender la vida actual: cómo fuimos enseñados, qué valores nos inculcaron, cómo se nos introdujeron los distintos esquemas de vida, símbolos, banderas y toda la parafernalia que rodeaba a una aula pedagógica ”, continúa María Nieves. “Además, observar y analizar el pasado ayuda a mejorar el sistema educativo actual y corregir los errores”, completa el profesor Pablo Álvarez.

María Nieves aprendió a leer y a escribir en una bodega convertida en escuela donde su madre era la maestra. Las ventanas estaban rotas y el frío era inmenso. “No tiene nada que ver las escuelas de los años 30 y 40 con las de ahora. Antes en una misma aula había niños de 6 a 14 años; al comparar las dos épocas, sin recursos, piensas que los maestros de aquellos años eran unos héroes”, recuerda la docente universitaria. “Mirar hacia atrás te ayuda a tener esperanza en la vida porque la cosa está mucho mejor que antes y va a seguir mejorando”.

El pasado nunca vuelve pero María Nieves, Pablo y diez personas más piensan que aquellos tiempos pueden mostrar y enseñar muchas cosas. Las muñecas de cartón vuelven a recuperar su valor, pero ahora por su interés didáctico e histórico.

> Más información en www.museopedagogicoandaluz.com

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios