Un médico renuncia a un contrato por las condiciones que le impone el SAS

  • El facultativo trabajaba en el Hospital de Osuna, donde con una vinculación del 32% hacía 150 horas

Comentarios 17

Daniel Marchal es médico. Vive en Palma del Río. Cuenta con una amplia experiencia en Urgencias y conoce a la perfección "el sistema" sanitario andaluz. Sin embargo, ha dicho basta. Ha decidido rechazar una oferta de trabajo en el Hospital de Osuna (Sevilla) por las "indignas" condiciones que le exige el Servicio Andaluz de Salud (SAS), con un contrato del 32% de la jornada "pero que en realidad supone trabajar hasta 150 horas". Marchal es padre de cuatro hijos y reconoce que se trata de "una decisión muy dura, pero así no podemos trabajar". Él conoce mejor que nadie el centro hospitalario ursaonense y que, al igual que otros hospitales de ciudades medias andaluzas, el colapso es total en ocasiones.

Pero además, "la gota que ha colmado el vaso" para este médico cordobés es lo ocurrido hace poco más de tres semanas, cuando un médico de Urgencias, que se vio sobrecargado de trabajo el pasado jueves en el Hospital La Merced de Osuna, sufrió un síndrome coronario agudo que le obligó a dejar su puesto de trabajo para recibir asistencia de sus propios compañeros en Observación. Tras un primer tratamiento, este profesional del Servicio Andaluz de Salud (SAS) fue trasladado a Sevilla y quedó ingresado en el Hospital Virgen del Rocío. Al día siguiente recibió el alta.

"Este episodio ha sido la punta del iceberg y ahora estoy en la calle", comenta a el Día Daniel Marchal, quien recuerda que a sus 45 años cuenta con una amplia formación, incluso en el extranjero, que ahora no se ve compensada con el tipo de contrato que le ofrece la Administración sanitaria. "Yo he comunicado lo ocurrido al Sindicato Médico y espero que se tomen medidas". La indignación de este facultativo se explica cuando cuenta que en el Hospital La Merced de Osuna hay ocho bajas por cubrir -las Urgencias es el servicio con más colapso- pero que en lugar de ocupar esas plazas en su totalidad, el SAS ha ofertado seis contratos al 32% y uno al 75%, "aunque en realidad eso no significa que trabajes sólo un 32%, sino que si se analizan los cuadrantes el volumen de horas es de 150". Marchal reconoce que "es lamentable" tener que llegar a renunciar a un contrato de trabajo, pero que con las condiciones que le plantea la Junta "no me compensa de ninguna de las maneras, ni económicamente ni desde otro puntos de vista". Respecto al caso de su compañero, el médico palmeño insiste en que "todo es fruto de cómo tenemos que trabajar en ocasiones, sobre todo ahora, cuando la atención en las urgencias se dispara". Asimismo, asegura que no ha dudado en denunciar esta situación porque confía en que desde el propio SAS y desde el Sindicato Médico se busque una salida a las condiciones de muchos médicos interinos que contrata la Junta.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios