Consejos limpios de Barrio Sésamo

ELregalo más educativo que pueden traerle los Reyes Magos en Lucena a los adultos la mágica noche del próximo 5 de enero es un DVD de una película de los personajes de Barrio Sésamo producida por el propio Ayuntamiento de la ciudad. Algunos de estos adultos son como niños y al alcalde lucentino, el socialista José Luis Bergillos, ya le duele la boca de explicarle a sus vecinos que los contenedores que hay repartidos por la localidad están para algo y no de adorno. Por lo que, al bueno del regidor lucentino, sólo le queda contratar a los personajes de trapo más famosos del mundo de la televisión y que han educado a tantas generaciones del siglo pasado para que graben, dándole forma a un guión cinematográfico, una serie de lecciones de cómo hay que deshacerse de los residuos sólidos urbanos. Ahí es donde entra Coco con su "queridos lucentinos, voy a explicaros lo que significa dentro y fuera [Coge una bolsa en sus manos y la introduce en el contenedor]. Esto significa dentro [La saca del contenedor y la deja a sus pies]. Esto significa fuera, que es lo que erróneamente algunos de vosotros hacéis". Al peluche azulado no se le olvidará apostillar un consejo en forma de penitencia de confesión con un "repetid esto diez veces al día y seguro que no se os olvida", consejo que no viene de más cuando la Concejalía de Seguridad Ciudadana después de más de una campaña frustrada aplica sanciones que oscilan entre los 600 y los 1.500 euros para aquellos que hacen lo contrario de lo que enseña Coco.

De paso, el monstruo de las galletas -en primer plano y con un más que pronunciado estrabismo- puede echar una mano en las labores de recogida hasta que se vayan aprendiendo uno a uno la lección, devorando, tal y como hace con esos productos fabricados con harina, todo lo que se quede fuera de los contenedores y cambiando su grito mientras lo mordisquea, entre semilascivo y tenebroso, de "¡galleta, galleta!" por el de "¡basura, basura!".

Y es que en Lucena hay trabajo para todos los muñecos con la piel de trapo. Tanto es así que el reportero más dicharachero del Barrio Sésamo, el verde anfibio Gustavo -o Kermit si se le anglosajoniza-, puede realizar su labor periodística investigando, sumergido en su gabardina de camuflaje gris, qué jóvenes se dedican a destrozar los contenedores de recogida de ropa. Al Ayuntamiento también le ha dolido la cabeza con esos destrozos y ha tenido que prevenir antes que curar en este asunto para intentar evitar más actos vandálicos sobre esos sufridos recipientes. La decisión semisalomónica optada por el Consistorio ha sido el trasladado de la recogida al Punto Limpio de la localidad, ubicado en La Sierrezuela. "Siguen siendo como niños, en este caso los jóvenes, ¿verdad Epi?", que diría Blas.

Como todo buen DVD de película de carácter infantil que se precie, no deben faltar los números musicales. Epi y Blas entonarán una canción en la que se pedirá a los comerciantes que colaboren para facilitar la recogida de los desechos de cartones. Además, la gallina Caponata y Don Pin Pon ensayan otra de esas cancioncitas con mensaje en cuya letra se deja claro que para seguir previniendo más que curando se duplicará el número de contenedores de vidrio en las zonas de la ciudad donde más residuos de este tipo se generen.

Los lindos personajes tan queridos por los niños y añorados por los mayores esperan ser superventas. Los Reyes Magos seguro que no obsequian sólo a algunos vecinos de Lucena con el DVD. Más de un ejemplar se quedará en otros municipios cordobeses. No estaría de más que la película fuera visionada en todas las casas. Más de uno volvería a recordar la niñez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios