Más de 43.000 viajeros se han subido ya al AVE de Málaga en 11 días

  • Renfe ha tenido que devolverle dinero del billete a 2.344 viajeros por los retrasos

Renfe ha visto, una vez más, como se superaban sus previsiones. Un total de 43.369 viajeros han utilizado ya el servicio de trenes de alta velocidad entre Córdoba y Málaga en sus primeros 11 días, según informó ayer la compañía ferroviaria. Esto supone que la ocupación de los convoyes ha sido muy superior a lo previsto en principio, ya que en dos semanas se esperaba que el AVE de Málaga fuera utilizado por unas 30.000 personas. En concreto, en estos 11 días Renfe ha puesto a disposición de los usuarios un total de 64.900 plazas, por lo que la ocupación de los trenes ha superado el 67 por ciento durante sus primeros 11 días de vida.

Sin embargo, no todo han sido buenas noticias para la compañía ferroviaria. En estos primeros días, por los 155 kilómetros de alta velocidad entre Córdoba y Málaga han circulado un total de 220 trenes en ambos sentidos. De estos, 15 han sufrido retrasos -alguno de ellos cercano a las dos horas de duración- por lo que a los pasajeros se les ha tenido que devolver parte o todo el importe del billete. En total, han sido 2.344 viajeros los que han sufrido retrasos pero a su vez han tenido compensación económica por ellos.

En estas primeras semanas con nuevas líneas de alta velocidad en España, el AVE entre Córdoba y Málaga se consolida como uno de los más demandados. De hecho, en estos primeros 11 días ha sido usado ya por el triple de viajeros de la línea de alta velocidad que el pasado 22 de diciembre se puso en marcha entre Madrid, Segovia y Valladolid. Este último servicio ha transportado en sus primeros 12 días de vida a 14.243 pasajeros en total a bordo de 100 trenes. De ellos, 93 trenes han llegado puntuales a su destino y sólo siete han sufrido retrasos en un porcentaje muy similar al de la línea de Málaga. En el servicio de Valladolid, Renfe le ha tenido que devolver dinero a los 865 viajeros que iban a bordo de los trenes que llegaron con retraso.

Todos estos nuevos servicios se gestionan de acuerdo con un compromiso de puntualidad, por el cual Renfe devuelve el 50 por ciento del importe de los billetes si el retraso se sitúa entre 15 y 30 minutos, y la totalidad del importe si el retraso es superior a 30 minutos. Este compromiso de puntualidad es el mismo que el que funciona en la línea Madrid-Lérida desde su apertura el 11 de octubre de 2003 y su posterior ampliación a Tarragona el 18 de diciembre de 2006. Además, se mantendrá cuando se cierre la línea de alta velocidad en su llegada a la ciudad de Barcelona.

El compromiso de puntualidad que Renfe está aplicando es más exigente que el que contempla la Ley del Sector Ferroviario (de 17 de noviembre de 2003), por la cual el operador ferroviario debe devolver el 50 por ciento del importe del billete si los retrasos superan los 60 minutos y el 100 por cien si el retraso supera la hora y media, como ocurrió en un tren que cubría el servicio de Málaga hasta Madrid-Puerta de Atocha. Mientras, en los trenes que cubren el trayecto de Madrid a Sevilla Renfe se ha comprometido a devolver el importe íntegro siempre que el retraso supere los cinco minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios