Unos 500 vecinos reclaman que se construya una residencia municipal

  • Una manifestación convocada por IU, PA y UPAN exige al Ayuntamiento que no cierre el actual geriátrico y que de hacerlo edifique otro que lo gestione lo público

Cerca de medio millar de vecinos de Aguilar de la Frontera salieron ayer a la calle para reclamar al Ayuntamiento la construcción de una nueva residencia de titularidad municipal y gestionada desde lo público. Los manifestantes, convocados por los grupos de IU, PA y UPAN, partieron desde la plaza de San José y llegaron hasta el Llano de la Cruz donde se encuentra el actual geriátrico gestionado por el Ayuntamiento, que presenta graves deficiencias y que no cumple con la normativa para este tipo de instalaciones, por lo que será cerrado. Pese a esto, el Consistorio no construirá uno nuevo, ya que un promotor privado construirá un nuevo geriátrico pero que no será municipal.

La protesta transcurrió a primera hora de la tarde con normalidad y sin incidentes. A la cabeza de la marcha, los concejales de estos tres grupos de la oposición portaban una pancarta. Al final, sus portavoces leyeron un manifiesto y expusieron su postura de rechazo al cierre de este geriátrico.

Estos tres partidos ya han realizado otras movilizaciones para pedir que se edifique este equipamiento social público, entre ellas, un encierro y la recogida de 4.500 firmas. El portavoz andalucista, José María Reyes, justificó la convocatoria de esta nueva protesta "porque el pueblo nos pide que nos echemos a la calle" ya que "el PSOE y el PP" tienen que entender que "los ciudadanos reclaman la construcción de esa residencia municipal". Según Reyes, tanto los ediles socialistas, en el gobierno, como la concejala del PP, Margarita Lucena, en la oposición, "no ven necesaria otra residencia municipal porque consideran que con la de iniciativa privada que se está construyendo es suficiente para Aguilar".

Desde IU, PA y UPAN también han propuesto al alcalde, Francisco Paniagua (PSOE), que se destinen todos los fondos de inversión tanto estatales como de la Junta, que podría percibir el Ayuntamiento, a la construcción del nuevo geriátrico público. El regidor ya dijo que este proyecto es de gran envergadura y no hay tiempo para su redacción dentro de los plazos marcados para su presentación. Aparte, añadió que "la residencia no es prioritaria porque este problema está resuelto con la que se está construyendo de iniciativa privada", sentenció. Los tres grupos de la oposición proponen construir la nueva residencia donde se ubica la actual o en el solar del derruido Teatro Español.

Por otra parte, la delegada de Bienestar Social de la Junta, Silvia Cañero, aseguró en una reciente visita a Aguilar que "no se pueden concertar plazas [en la antigua residencia municipal] debido a que el edificio es antiguo y tiene muchas barreras arquitectónicas". Por esto, explicó Cañero, se firmó el protocolo a tres bandas entre Junta, empresa y Ayuntamiento para que una vez construido el nuevo geriátrico de iniciativa privada se cerrase el municipal y se trasladasen los residentes al nuevo edificio, pues "nadie se va a quedar sin atención". A juicio de la delegada, en las negociaciones tripartitas "todo quedó bien atado", refiriéndose también a los puestos de trabajo existentes en la residencia municipal, que podrán ser reubicados en la nueva infraestructura, donde se crearán 75 empleos, según estimaciones del empresario del nuevo geriátrico aguilarense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios