El sol luce para Jesús Resucitado

  • Las nubes dieron una tregua para celebrar los desfiles con los que se pone el punto y final a la Semana Santa cordobesa

Comentarios 1

Las nubes que han dejado prácticamente sin procesiones a toda la provincia de Córdoba durante los últimos cinco días dieron ayer una tregua y dejaron pasar la luz del sol durante unas horas para permitir el desfile de Jesús Resucitado, que es el que cierra una Semana Santa atípica y enrarecida por las intensas precipitaciones.

puente Genil

Si hay una ciudad que vive que especial interés el Domingo de Resurrección, esa es Puente Genil. Prueba de ello son las 15.000 personas que abarrotaron un año más la avenida de la Matallana y la de la Estación para ver el paso de la imagen de Jesús Resucitado, que cumple 375 años y que ha sido restaurada por José Manuel Cosano. Poco después de la 08:00, el paso partió de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, recorriendo la zona centro hasta llegar poco antes de las 11:00 a la ermita de la Veracruz. Pasado el mediodía, se fueron incorporando al desfile las 450 figuras bíblicas que representan los hechos narrados en el Nuevo y Antiguo Testamento, conformando así un espectáculo visual único, que completa el Imperio Romano, que se adentra en la procesión libremente y desfilando en ambos sentidos de la misma. Aunque los hermanos no cesaron de mirar al cielo, Jesús Resucitado llegó a la hora fijada su iglesia.

Lucena

La tardía Semana Santa de 2011 llegó a su fin en Lucena. El olor a incienso y a cera se esfumó cuando pasadas las 15:30 Nuestro Padre Jesús Resucitado y Nuestra Señora de los Ángeles entraron en su templo, la iglesia de los Reverendos Padres Franciscanos, tras algo más de tres horas de recorrido. Dos son los pasos que realizaron estación de penitencia ayer, muy cordobeses ambos, ya que Jesús Resucitado y los dos soldados romanos son obra Manuel Luque Bonillo y la Virgen de los Ángeles de Francisco Romero Zafra. Acompañando a la procesión estuvieron la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Nazareno Los Turutas de Priego de Córdoba y numerosos lucentinos, que despedían de este modo una Semana Santa que, aunque lluviosa, ha respetado a la mayor parte de las cofradías lucentinas. Tan sólo el Santo Entierro el Viernes Santo y la de la Soledad el Sábado Santo se quedaron finalmente sin realizar estación de penitencia.

Cabra

La procesión del Resucitado en Cabra constituye una de las más coloristas expresiones de la celebración pascual. Tras la misa de Pascua, todas las cofradías egabrenses participan en la procesión con sus respectivas túnicas, enseres, banderas y estandartes. Y es que esta imagen, obra del escultor imaginero cordobés José Antonio Cabello Montilla, carece de hermandad propia y está a cargo de la Agrupación de Cofradías, que desde su fundación en 1944 se encarga de esta procesión. A las 12:00 salió la procesión desde la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, arropada por numerosos fieles y con el acompañamiento musical de la Agrupación Virgen de las Angustias de Cabra.

Montilla

La lluvia llegó por sorpresa a Montilla en torno a las 14:00, cuando los tres pasos del Domingo de Resurrección enfilaban la calle Corredera. Los hermanos taparon con plásticos las imágenes, mientras que los nazarenos intentaban resguardarse del chaparrón. Por ello, los tronos de Nuestro Padre Jesús Resucitado, la Virgen de la Paz y el de las Tres Marías interrumpieron su recorrido y se adentraron en su templo: la parroquia de Santiago.

Baena

La calle Virrey del Pino de Baena se colmó de personas deseosas de asistir a la Resurrección de Cristo; los judíos colinegros salieron a la calle, en la última vez que tocaban el tambor hasta el año que viene. Un día tan grande y alegre se tornó para muchos triste y melancólico por el abandono de su tierra, de sus arreos y de sus hermanos cofrades. Mientras tanto, a las puertas de la iglesia de Guadalupe, María Magdalena se inclina ante el Resucitado bajo la atenta mirada de su madre, Nuestra Señora del Rosario. Una vez más, la Centuria Romana abrió el desfile y el toque de los tambores roncos de los hermanos del Cristo Resucitado.

Palma del Río

El sol regresó a Palma del Río tras cinco días con procesiones anuladas por culpa de la lluvia, con lo que los rayos del sol permitieron conmemorar la Resurrección de Cristo con las calles abarrotadas de gente. El cortejo partió a las 09:30 de la iglesia de Santo Domingo, acompañado por más de un centenar de nazarenos, que por fin pudieron tomar las calles del casco histórico de la ciudad y paliar el desencanto que ha dejado una Semana Santa atípica, en la que tan sólo han podido desfilar tres cofradías.

Pozoblanco

La lluvia también se erigió en protagonista en el recorrido del Resucitado y de las Tres Marías por las calles de Pozoblanco, puesto que a mitad del recorrido la hermandad tuvo que regresar hasta la parroquia de Santa Catalina antes la fuerza del chubasco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios