La sociedad Jesús Nazareno recolectará 850.000 kilos de uva entre blanca y tinta

  • Las cooperativa ha invertido 300.000 euros en la adaptación de sus bodegas

La cooperativa vitivinícola Nuestro Padre Jesús Nazareno de Baena espera una cosecha de uva este año de 850.000 kilogramos entre las variedades blanca y tinta, según ha informado el gerente de la entidad, José Luis Trujillo. De tinta se esperan unos 50.000 kilos, una cifra muy superior a la que se obtuvo el año pasado, cuando la cooperativa recolectó 35.000 kilos de esta uva en esta zona de la Campiña Este. Esta variedad, cuyo cultivo se inició hace tan sólo unos años en la comarca y que procede de viñedos nuevos, podría comenzar a recogerse de las cepas entre el 18 y el 23 de agosto, según el proceso de maduración, que hasta ahora está siendo algo acelerado "debido a las altas temperaturas", explicó Trujillo.

En cuanto a la variedad blanca, la cosecha de este año en la comarca se espera que supere los 800.000 kilos, muy similar a la del año pasado pese a los arranques de viñedos que se han producido. Al igual que a la uva tinta, el calor también ha afectado al ritmo de maduración. Así, en opinión del gerente de las bodegas baenenses, "parece que viene más temprana y puede ser que antes del 1 de septiembre estemos de vendimia", apuntó.

En lo que a calidad se refiere, la uva no se ha visto afectada esta temporada por problemas de años anteriores como el mildiu, y "ahora mismo está madurando muy bien, el fruto presenta un tamaño grande y la cepa mantiene las hojas", asegura Trujillo.

La cooperativa vitivinícola Nuestro Padre Jesús Nazareno aglutina a cerca de 200 socios que a pesar de las dificultades mantienen la producción de vid en esta zona del marco de la Denominación de Origen Montilla-Moriles. Con el objetivo de seguir mejorando sus productos, la cooperativa terminó este año las obras de remodelación de la bodega, que supusieron una inversión de 300.000 euros, con las que se quiso adaptar a la reciente producción de tinto y conseguir mayor calidad en la elaboración de los caldos blancos.

Además, otra de las inversiones de esta empresa baenense fue la adquisición de nuevos depósitos, con un moderno sistema de fermentación a través del control de la temperatura que permite "conseguir más aromas y una mayor calidad". En total, se compraron seis depósitos, tres de ellos de 50.000 litros de capacidad para la uva blanca y otros tres de 22.000 litros para la variedad tinta, que se estrenaron en la campaña del año pasado.

El marco Montilla-Moriles, que ha recibido este año 3,5 millones de euros para reestructuración de sus viñedos, ha aumentado la superficie sembrada en 200 hectáreas, una situación anómala, ya que la tendencia en los 17 municipios que conforman la denominación de origen ha sido la del arranque de vides. A día de hoy, se cultivan en esta zona más de 8.300 hectáreas de viñedos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios