El regreso del mosquito de la 'lengua azul' obliga a reactivar las restricciones

  • El Ministerio detecta el vector del serotipo 1 en una explotación ganadera de Asturias · Las limitaciones al movimiento de ganado ya están en vigor en las comarcas del Sur y en el Norte lo harán el 15 de mayo

Los peores augurios de la ganadería cordobesa acaban de cumplirse. El mosquito (vector) que transmite la fiebre catarral ovina -popularmente conocida como la lengua azul- ha despertado después de los meses invernales. El Programa Nacional de Vigilancia Entomológica del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Agrario ha detectado "el reinicio escalonado" de su actividad, por lo que el Gobierno ha decidido reactivar las restricciones al movimiento de ganado para prevenir el desarrollo de esta epidemia.

El dato más preocupante que maneja el Ministerio es que se ha detectado la primera acción del mosquito transmisor de la fiebre catarral ovina en una explotación ganadera de Asturias, que el año pasado quedó libre de la epidemia. En esta ocasión, el culicoide detectado corresponde al serotipo 1. En otoño de 2007, en las comarcas ganaderas del Norte de Córdoba se detectó tanto el serotipo 1 como el 8.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado una orden ministerial en la que se informa de que las comarcas ganaderas que fueron declaradas libres de lengua azul a finales del año pasado, cuando el mosquito desapareció por las bajas temperaturas, tienen que someterse a las mismas restricciones en el movimiento de ganado que sufrieron durante la epidemia de este otoño.

La entrada en vigor de esta orden ministerial es firme en las comarcas ganaderas del Sur de Córdoba: Montilla, Posadas y Montoro. Sin embargo, queda libre la zona de la Subbética, que el año pasado no llegó a sufrir las consecuencias de una epidemia que mató a miles de ovejas en las comarcas de Los Pedroches y el Valle del Guadiato. Precisamente, la orden ministerial entrará en vigor en estas dos comarcas a partir del próximo 15 de mayo. Ese mismo día también tendrán que sufrir restricciones las zonas veterinarias de Lucena y Baena.

El año pasado, el mosquito de la lengua azul entró directamente desde África. De hecho, el laboratorio de Sanidad Animal del Ministerio del Medio Agrario detectó su llegada en una explotación ganadera de Tarifa (Cádiz). En este nuevo año agrario ha sucedido al contrario, el primer mosquito se ha encontrado en Asturias.

Pese a que la epidemia se extendió por casi toda España, la zona que más sufrió las consecuencias de la fiebre catarral ovina fue la provincia de Córdoba, que posee una de las principales cabañas ganaderas de ovino -tanto de carne como de leche- del país. La 'lengua azul' se cebó con todas las explotaciones de ovino de las comarcas del Norte y mató a miles de cabezas de ganado. Sin embargo, la llegada de las bajas temperaturas y la vacunación masiva y de urgencia que inició la Consejería de Agricultura posibilitó el control de la epidemia. Desde noviembre no se ha detectado ningún foco en Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios