Puerto del Calatraveño

Cuando el presupuesto habla

  • El Ministerio de Industria ningunea a Belmez por 600.000 euros, en Encinas Reales se enfrentan por las dietas, PSOE e IU defienden los sueldos de sus liberados en Montilla y la oposición de Pozoblanco se une

Comentarios 2

Poderoso donde los haya, el dinero sigue siendo, para bien, para mal o incluso para peor, uno de los motores que mueve el mundo. El uso de palabras como presupuesto, cuenta, recurso, bien, capital o patrimonio no dejan de ser distintas formas de nombrar lo mismo y con lo que adornamos más o menos la gestión de la cosa pública, que en realidad es simple y llanamente el control y gasto del dinero de todos en función de las necesidades -es un decir- de los gobernados.

De dinero, lo que se dice dinero, no es que las administraciones anden sobradas últimamente, lo que no deja de ser un problema para la egoísta casta política de Córdoba y del resto del mundo, que ve cómo tiene que esforzarse para intentar gobernar con austeridad y, además, aparentar que eso es posible y que ellos, los dirigentes, son capaces de sacarnos de esta crisis.

Vamos, vamos, quiéreme por mi dinero / que el dinero hable, repetían los míticos AC/DC en su pegadiza Moneytalks, una canción que allá por los años 90 causó sensación entre fans y detractores de la banda de los hermanos Young. Aquí en esta nuestra Córdoba, la cuestión pecuniaria ha tenido también su momento en esta semana de largo puente que hoy acaba, empezando por los concejales del Ayuntamiento de Belmez, que siguen acampados a las puertas de la Subdelegación del Gobierno a la espera de que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) dejen muy claro que el Ejecutivo central va a pagar los 600.000 euros que a través del Plan Miner se adeudan al Consistorio belmezano.

La alcaldesa y los ediles (de IU, PSOE y PP) se supone que sabrán lo que hacen con esta movilización, pero si hay que tomar estas medidas para que un ministerio como el de Industria, Energía y Turismo, con 2.953 millones de euros de presupuesto para 2013, incluya en sus cuentas poco más de 600.000 euros, es que algo está fallando.

El dinero también habla en el Ayuntamiento de Encinas Reales, donde el alcalde, Juan Víctor Prieto (PP), cree que puede haber irregularidades en el cobro de dietas del ex regidor, el socialista Gabriel González, quien se defiende diciendo que la Intervención municipal nunca puso reparos a estos abonos mientras él estuvo gobernando. Entre ambos está el concejal independiente y tesorero de la Corporación Manuel González Triviño, expulsado de IU por pactar con el PP en 2011 y que también fue socio del PSOE en parte del anterior mandato.

Más que de dinero, en Encinas Reales se debería de hablar de sentido común, porque se supone que el alcalde puede solicitar el informe sobre las dietas al interventor sin necesidad de ruido de sables ni plenos y, con el documento en la mano, sacar conclusiones. Al ex regidor, cuando se le pregunta si es cierto que por dietas cobró 25.000 euros en cuatro años, no debería de responder que no lo sabe, entre otras cosas porque no es creíble, con lo que ayuda a crear más sospechas que otra cosa. En cuanto al tesorero, si hubo irregularidades, ¿cómo no las observó cuando era socio del PSOE y ahora tiene dudas cuando se alía con el PP?

La pecunia también ha tenido un papel protagonista en el Pleno de presupuestos de Montilla. Curiosamente, los ediles del equipo de gobierno del PP se abstuvieron en la votación de las cuentas que ellos mismos van a gestionar. La razón no es otra que las enmiendas de PSOE e IU para frenar la intención de los populares de eliminar de un plumazo los sueldos de los grupos de la oposición, algo que los afectados no están dispuestos a tolerar.

De nuevo parece que el sentido común no ha sido el más común de los sentidos, porque a buen seguro que ni era necesarios eliminar todos los liberados, como quería el PP, ni mantener la actual situación sin reducir nada, como defienden PSOE e IU, sobre todo porque la situación económica del Consistorio montillano es la que es y porque están perjudicando su propia imagen dando la sensación de apego a la nómina por encima de todo.

Descompuesto y sin sueldo se ha quedado el equipo de gobierno de CDeI y PSOE en Pozoblanco, donde la oposición en bloque ha decidido que el número de liberados es extenso y que hay que recortarlo, con el consiguiente enfado de los perjudicados, que ven en esta decisión un acto de venganza. Hay cosas que no cambian y la política pozoalbense sigue por los suelos.

Al final (y al principio también), todo se reduce al euro, a que el dinero hable, como gritan los AC/DC, cuyo carismático líder, Angus Young, sigue saliendo a los escenarios vestido de colegial. A lo mejor hasta en eso se parecen nuestros políticos a la banda australiana. Y es que son como niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios