Bujalance

El presunto asesino de José Reyes comparecerá hoy en el juzgado de Montoro

  • R. H. C. tendrá que rendir cuentas por otros 25 delitos más que se le imputan, entre amenazas, robos y desobediencias

Comentarios 1

El presunto asesino de José Reyes González, el hombre de 51 años que falleció hace ocho días después de recibir un disparo en la cabeza en Bujalance, será puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Montoro durante la jornada de hoy. R. H. C., alias Rafi y de sólo 28 años, comparecerá ante la juez acusado de ser el autor de un presunto delito de asesinato. R. H. C. será trasladado por la Guardia Civil desde los calabozos de la Comandancia en Córdoba, localizados en el Cuartel de La Victoria.

Rafi no sólo tendrá que dar cuenta de los hechos del pasado 9 de noviembre, donde una docena de testigos lo identifican como el autor del disparo que acabó con la vida de José Reyes González en la misma puerta de su casa. También tendrá que comparecer ante la juez por otros 25 delitos más que se le imputan desde que se fugó de prisión durante un permiso carcelario en febrero de 2006. Por ello, es más que probable que una vez que escuche su testimonio, la juez decrete el ingreso en prisión de R. H. C., considerado hasta la tarde del viernes como uno de los prófugos más peligrosos y buscados por la Guardia Civil en la provincia de Córdoba. Entre estos 25 delitos destaca el de asesinato, pero también hay varios de amenazas con arma de fuego, robos con violencia e intimidación, quebrantamiento de condena, desobediencia y resistencia a la autoridad.

Pese a este extenso historial delictivo y a que el Ayuntamiento de Bujalance exigió su captura, Rafi no fue detenido hasta la noche del pasado viernes en una barriada marginal de Andújar (Jaén), junto a su novia -de tan sólo 16 años y también fugada de un centro de menores- y un conocido delincuente del municipio iliturgitano. La chica ha sido trasladada a un centro de menores y el hombre, de 50 años, ha sido puesto en libertad provisional. Para el arresto, la Guardia Civil necesitó montar un operativo especial con medio centenar de agentes, ya que R. H. C. estaba considerado como un prófugo muy peligroso que ya se dio a la fuga el 18 de noviembre, cuando José Reyes se debatía entre la vida y la muerte en el hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios