medio ambiente

Unas 4.000 personas reivindican el valor de la caza y del mundo rural

  • Asaja carga contra el movimiento 'ecolojeta' que quiere establecer "un orden nuevo" en el sector

  • La actividad cinegética en Córdoba genera cada temporada unos 90 millones de euros

Asistentes a la concentración, celebrada en la plaza de las Tendillas de la capital cordobesa. Asistentes a la concentración, celebrada en la plaza de las Tendillas de la capital cordobesa.

Asistentes a la concentración, celebrada en la plaza de las Tendillas de la capital cordobesa. / reportaje gráfico: jordi vidal

El mundo rural volvió ayer a reivindicarse en Córdoba. En este caso, en la plaza de las Tendillas de la capital cordobesa, hasta la que se acercaron unas 4.000 personas, según la organización y la Policía Local. La protesta, convocada por diversas federaciones de caza, tuvo como principal objetivo defender el sector cinegético como una forma de vida y exigir respeto a la actividad, al sector y a todos los cazadores.

El delegado de la Federación Andaluza de Caza en Córdoba, Francisco Javier Cano, fue uno de los asistentes a la concentración y recordó que han vuelto a salir a la calle "ante la cantidad de ataques que sufrimos desde el sector animalista y también de parte del ecologismo que en las redes sociales nos tachan de asesinos". "Estamos cansados porque -ese mensaje- va calando en la sociedad y están dando una imagen distorsionada de los cazadores y de lo que es el mundo rural", anotó. En esa misma línea, Cano aseguró que "el mundo rural es mucho más que cazar" y expuso que desde la actividad cinegética también "se hace una labor importante para controlar los animales y que el campo goce de salud en muchos aspectos". A su juicio, desde diferentes ámbitos ecologistas contrarios a la caza "cogen la parte negativa, no ven los recursos económicos que generamos y que fijamos la población al territorio gracias a la actividad cinegética que hace que muchos pueblos sobrevivan". Cano anotó también que actualmente la caza "es una actividad legal, muy legislada y muy reglada" y como ejemplo expuso el caso de la constitución de un coto en el que se regula su plan técnico "y nos dicen cuántas especies podemos cazar según las densidades". El delegado de la Federación Andaluza de Caza también puso de manifiesto algunos datos económicos de la caza, un sector que genera en Córdoba más de 90 millones de euros. Según sus datos, en la provincia hay unos 30.000 cazadores, pero ese número aumenta cada temporada porque hasta aquí llegan "muchos de otras provincias y también de Europa". Lo que no pudo cuantificar Cano es el número de empleos que se generan cada temporada, si bien, aseguró que son "miles de jornales".

Entre todas las entidades y organizaciones de la caza se encontró también la Asociación de Jóvenes Cazadores y su presidente, Francisco Rubio, lamentó que "parece que el mundo rural no cuenta". "La población urbana se cree que tiene derecho a imponer sus leyes y costumbres y a cargarse todo lo que haya", consideró y manifestó que "nosotros somos población rural y tenemos una forma de vivir y unas costumbres que son legales y legítimas y tenemos que defenderlas".

Asaja tampoco faltó a la cita y su presidente, Ignacio Fernández de Mesa, elevó el tono y cargó contra los que denominó como ecolojetas, "que no tienen formación y quieren arreglar el mundo rural con un orden nuevo". "Los cazadores, los rehaleros, los pescadores, todos tienen control de la Guardia Civil, y la Administración pública, su revisión continua, los que no los tienen son los ecolojetas que sin formación ni nada, han encontrado en el ataque un medio de vida para vivir del cuento", sostuvo.

No se olvidó Fernández de Mesa de pedir respeto para el sector y también aludir al plan Life El Lobo en Andalucía: cambiando actitudes, del que volvió a mostrar su rechazo y recordar que siete ayuntamientos del Norte de Córdoba ya han desistido de no apoyarlo.

La concentración también contó con la asistencia de representantes del PSOE y del PP. Del primer partido acudió la diputada socialista María Jesús Serrano, quien anotó que desde las filas socialistas "entendemos que una caza ordenada, bien planificada y sometida a los planes técnicos viene a conservar nuestro patrimonio natural, a proteger nuestro medio ambiente y a fomentar la biodiversidad". "Creemos que es importante que se tenga respeto hacia la caza ordenada, que favorece la biodiversidad y la fijación de la población en el territorio", indicó Serrano, quien destacó que el sector cinegético genera en Andalucía -con 7.500 cotos- más de 3.000 millones de euros, 46.000 puestos de trabajo y que en la comunidad hay 250.000 licencias. Junto a la diputada socialista acudió también el alcalde de Puente Genil, Esteban Morales.

Desde el PP acudieron buena parte de sus ediles en el Ayuntamiento y también su presidente en Córdoba, Adolfo Molina, quien anotó que su presencia fue para mostrar "el apoyo a nuestro mundo rural, tradiciones y un beneficio social como tiene la caza". A su juicio, ésta es también "un elemento de fijación de la población en el territorio y genera riqueza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios