Santaella

Unas 2.000 personas apoyan el derribo del muro que tapa la fachada de la iglesia

  • Piden a Cultura y al Consistorio que busquen soluciones para eliminar el cancel

Comentarios 2

Casi 2.000 vecinos de Santaella han apoyado con su firma el derribo del muro situado frente a la portada principal de la iglesia de la Asunción, un edificio que está siendo rehabilitado por la Consejería de Cultura y el Obispado de Córdoba. La comisión ciudadana Santaella, iglesia ya ha sido la impulsora de esta solicitud y ha hecho público un manifiesto en el que señala que el muro es sólo un "mínimo resto del antiguo cancel, que en su día fue un postizo absurdo, anacrónico y antiestético, sin apenas valor arquitectónico". Añaden que este muro se ha convertido en un elemento distorsionador del templo y de toda la plazuela, y en un obstáculo "feísimo que tapa la valiosísima fachada principal del monumento" de la localidad.

Según este colectivo, el Pleno del Ayuntamiento ya se posicionó por unanimidad a favor de la demolición, e incluso los responsables de Cultura apoyaron la medida, si bien una alegación presentada por el equipo directivo del Museo Municipal parece que ha frenado la posibilidad del derribo. La comisión vecinal califica la decisión del equipo directivo del museo como "turbia, demagógica y prepotente", ya que no aporta argumentos "serios y sensatos" que justifiquen la continuidad de la pared. Aunque la restauración de la iglesia de la Asunción está prácticamente terminada, la comisión considera que aún hay margen de maniobra y resortes "diplomáticos, amistosos y legales" para reconducir esta situación, "tan escabrosa como desagradable". Añaden que sólo persiguen "cumplir la voluntad democrática del pueblo, dándole el mayor esplendor a la portada del máximo monumento de su patrimonio histórico-artístico".

Como solución señalan que "con voluntad política" y un diálogo constructivo todavía sería posible una salida "airosa para todos". Además, el colectivo espera que el alcalde de la localidad, Francisco Palomares, y la delegada de Cultura, Mercedes Mudarra, "se muevan y hagan lo imposible por solucionar las alegaciones" del equipo directivo del Museo Municipal, que firman su escrito como máximos responsables de la institución museística y haciendo uso del anagrama de la Comisión Municipal de Patrimonio, según ha podido confirmar El Día. La comisión ciudadana manifiesta que estaría dispuesta a emprender "las acciones legales pertinentes, así como a utilizar legítimos derechos constitucionales" de huelga, manifestaciones u otras medidas de presión para solventar este problema, "haciéndose eco del gran malestar generado en la ciudadanía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios