Cinco menores están desaparecidas tras darse a la fuga de un centro de acogida

  • Las niñas fueron vistas por última vez el lunes en el cuartel de la Guardia Civil de Palma del Río, donde denunciaron supuestos malos tratos de sus educadores · Un día antes, el director alertó de su huida

Comentarios 2

Cinco menores tuteladas por la Junta de Andalucía están en paradero desconocido desde la mañana del pasado lunes, cuando fueron vistas por última vez en el cuartel de la Guardia Civil de Palma del Río. Las niñas habían acudido hasta el acuartelamiento del instituto armado para denunciar unos supuestos malos tratos que según su testimonio recibían en el centro de acogida Prado de Santa María de Hornachuelos, en el que estaban alojadas. Un día antes -el domingo por la noche- el director de este centro de menores había denunciado en el mismo cuartel la fuga de estas cinco jóvenes menores de edad.

La Dirección General de Infancia y Familias de la Junta de Andalucía -dependiente de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social- ya ha abierto una investigación interna para aclarar qué es lo que ha pasado en este centro de acogida y protección. En las instalaciones de Prado de Santa María de Hornachuelos -que están concertadas con la Junta- se atienden únicamente a niñas menores de edad en situación de desamparo o abandono, que han quedado a cargo del Gobierno andaluz. "Las diligencias informativas que acabamos de abrir están orientadas a aclarar las versiones dispares" que han ofrecido en sus denuncias tanto el director como las cinco niñas, apuntaron fuentes de la Consejería de Bienestar Social.

Según fuentes de la Guardia Civil, las niñas acusaron a varios de los cuidadores de este centro de menores de haberles provocado lesiones. Una vez localizadas las jóvenes, el instituto armado dio por finalizada su búsqueda, que había iniciado en la noche del día anterior, cuando recibió la denuncia telefónica por parte del director del centro. Posteriormente, y según las mismas fuentes, las menores se negaron a volver al centro "de forma voluntaria", por lo que se marcharon del cuartel, después de que la Guardia Civil comunicara su hallazgo a la Fiscalía de Menores y a la Junta de Andalucía. Las fuentes destacaron que "como las niñas no habían hecho nada y como la Guardia Civil no puede retener a nadie en contra de su voluntad" se dejó marchar a las jóvenes, que continúan en paradero desconocido.

Fuentes de la Consejería de Bienestar Social han insistido en que el centro protagonista de este extraño suceso no es un reformatorio dependiente de la Consejería de Justicia en la que se retiene a menores que han cometido algún tipo de delito y donde los controles son mucho más exhaustivos. Al contrario, en estas instalaciones están acogidas menores -únicamente niñas- en situación de desamparo y también jóvenes que a pesar de su corta edad ya tienen algún tipo de adicción a las drogas.

El informe que ya están redactando los técnicos de la Dirección General de Infancia y Familias será reenviado al Ministerio Fiscal, según apuntaron las fuentes. Mientras, la autoridad judicial ya se ha hecho cargo de las denuncias y ha iniciado su particular investigación de los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios