La edad media de las plantillas de policía local supera los 50 años

  • CSIF denuncia la insuficiencia de agentes, un exceso de horas extras para paliar el déficit, las bajas retribuciones y la falta de medios

  • En la provincia hay 1.020 efectivos municipales

Plantillas insuficientes, un exceso de horas extras, cambios imprevistos en los cuadrantes, bajas retribuciones y dificultades, incluso, para renovar la indumentaria. Estos son los "problemas comunes" de las plantillas de las policías locales de los municipios cordobeses, según la radiografía ofrecida a el Día por el sindicato CSIF. En la provincia prestan servicio unos 1.050 agentes dependientes de los ayuntamientos, según los datos que constan en el registro de la Consejería de Justicia e Interior, de los que 393 ejercen su labor en Córdoba capital. La dotación por municipios es muy dispar, de manera que hay localidades que directamente carecen de policía -como Carcabuey, donde sí existe la figura del vigilante- y otras que están infradotadas. Lo que sí es un problema común es la elevada edad del cuerpo, con una media de 53 años en la provincia, según el estudio realizado por CSIF.

Teniendo en cuenta que la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) recomienda una tasa de un agente por cada 667 habitantes o de 1,5 por cada mil vecinos para garantizar la seguridad, CSIF se refirió a la situación de localidades como Villa del Río, donde la plantilla está constituida por siete agentes en lugar de los 13 aconsejables; Palma del Río, donde hay 26 en lugar de 38; Almodóvar, con seis agentes en vez de 13; o Priego de Córdoba, con 30 personas en plantilla, diez menos de las recomendadas por la FEMP. En otros casos, aunque "excepcionales" según CSIF, hay más agentes o las plantillas se ajustan a lo demandado. Ocurre, por ejemplo, en Espejo, con seis agentes frente a los 5,4 que indica la ratio ideal; en Hornachuelos, con los siete indicados, o en Lucena, con los 70 que marcan las recomendaciones para una población que ronda los 40.000 habitantes.

El 70% de los municipios carece de un cuadrante anual cerrado de turnos

"Para paliar el déficit de personal, las jefaturas tienen que utilizar semanalmente el recurso de la llamada productividad. Sólo así pueden cubrir los servicios esenciales, puesto que no es suficiente con el personal que actualmente existe", indicó el responsable del sector de Administración Local de CSIF, Enrique Luque. El caso de Córdoba capital es paradigmático, de manera que el Ayuntamiento ha gastado 128.000 euros en pagar productividad sólo en el primer semestre de este año, una cantidad que "se verá incrementada en el segundo semestre", advirtió. En los ayuntamientos de la provincia es "igualmente visible la realización de las horas extra para cubrir los servicios esenciales", indicó el responsable sindical.

Aunque estos problemas numéricos no son los únicos que denuncia el sindicato. Así, sólo el Ayuntamiento de la capital "tiene dotación individual de chalecos antibalas" para sus policías locales. "El resto de ayuntamientos o no la dotan o, en el mejor de los casos, sólo tienen dos unidades en el interior de algunos coches patrulla", denunció CSIF. En otros casos, la falta de medios es "evidente", según el sindicato, que enumeró que en Priego, por ejemplo, faltan coches patrulla; en Almodóvar del Río hacen falta ordenadores, vestuario o alcoholímetro, y en Iznájar la jefatura está "obsoleta". Y, a excepción de Lucena, "no existe dotación de cascos de protección antidisturbios en las policías locales" de la provincia, denunció el responsable sindical.

CSIF también advirtió de las carencias de formación que, por lo general, afectan a las plantillas. Así, denunció que "no se ha impartido formación en prevención y detección de riesgos en materia de realización de atentados terroristas de corte yihadista", ni "se ha recibido formación en el manejo de armas largas" pese a encontrarse el territorio nacional en alerta. Otra laguna afectaría a las prácticas de tiro reglamentarias, pues "no se realizan en el 95% de los municipios". Luque advirtió de que en Montoro, por ejemplo, "llevan más de siete años sin hacerlas", mientras que en Almodóvar del Río, "al menos dos".

Capítulo aparte merece la organización en multitud de localidades. Así, según el estudio realizado por CSIF, el 70% de los municipios cordobeses carece de un cuadrante anual cerrado de previsión de turnos de trabajo. Y, si lo tienen, "lo modifican alegremente para no tener que abonar las pagas extras", aseveró Luque, que también denunció la existencia de servicios unipersonales en determinadas jefaturas. Se trata de una "dinámica muy peligrosa" y suele ocurrir por las estrecheces de la plantilla, pues a la hora de hacer los números no salen las cuentas.

Este problema entronca con una relación de puestos de trabajo "obsoleta" cuando no "inexistente". "Además, se observa una manifiesta desorganización en las asignaciones de los niveles" en determinadas jefaturas. Por no hablar de las retribuciones, un apartado en el que el "descontento es generalizado". CSIF puso como ejemplo el sueldo que cobran los policías locales de Iznájar, de 1.200 euros mensuales, muy por debajo del que reciben otros cuerpos de seguridad, advirtió. En la localidad de Lucena, por citar otro ejemplo, los agentes también echan en falta una "falta de remuneración adecuada y valorada con arreglo al puesto", una situación que empeora con la "falta de promoción personal". La consecuencia es una "desmotivación laboral general".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios