Una isla en un mar de olivos

  • El cultivo superintensivo se postula como el futuro a la Andalucía post-subvenciones de 2013, pero su aplicación en un sector atomizado es imposible

Es la forma de cultivar del futuro. No hay duda. Si el olivar quiere sobrevivir a la ausencia de subvenciones europeas en 2013 tiene que garantizar unas producciones mucho más elevadas a las actuales. Pero la modernización de todo el sector no es que sea complicado, es que es imposible.

Para que el olivar superintensivo sea viable es necesario una parcela mínima de 250 hectáreas. Una cosechadora de olivos no rentabiliza su trabajo en una parcela pequeña. Primer problema: el 80% del olivar español -sobre todo andaluz- está en manos de miles de pequeños agricultores que de media no poseen más de 20 hectáreas.

Segundo problema: el agua. La mayoría del olivar andaluz es de secano. El superintensivo necesita un regadío óptimo y abundante. En época de restricciones el árbol no produce.

Tercer problema: el dinero. Este novedoso sistema de cultivo necesita de una fuerte inversión que apueste por la investigación tecnológica como eje fundamental. Con un panorama de ausencia de subvenciones y una atomización espectacular del sector, los olivareros andaluces se enfrentan a un panorama poco alentador a partir del año 2013. En la actualidad, el cultivo es rentable, pero no tanto como para asumir una inversión que se torna astronómica.

Cuarto problema: los jornaleros. En el caso hipotético de que el olivar superintensivo se desarrollase a gran escala, se quedarían sin trabajo miles de jornaleros que todavía hoy cosechan la aceituna de forma manual. Innoliva sólo necesita a 300 personas como máximo para sacar el mayor rendimiento a sus 2.000 hectáreas de la actualidad.

La producción estimada de Innoliva, cuando esté a pleno rendimiento, será de 24.000 toneladas de aceite de oliva al año. En España, este año se han generado 1,2 millones de toneladas. De momento, el superintensivo es una isla en un mar de olivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios