Las grietas provocadas por una obra obligan a desalojar dos casas en Baena

  • Las primeras fisuras surgieron hace tres semanas en las viviendas y después se ampliaron a la calle y a las fachadas; ahora tienen una longitud de diez centímetros · En total, son siete las residencias afectadas

Algo más de tres semanas es el tiempo que llevan los vecinos de la calle Calderos de Baena sin poder conciliar el sueño. Todo comenzó cuando algunos ciudadanos que viven en esta calle del casco histórico descubrieron la apertura de algunas grietas en el interior de sus viviendas, unas fisuras que pocas horas después se ampliaban a la calle y a las fachadas de sus residencias y que hoy tienen ya una longitud de aproximadamente diez centímetros. Tras analizar la situación, por orden del Consistorio baenense y, ante el inminente peligro que supone para sus moradores, los números 38 y 40 de esta conocida calle de Baena han sido desalojados.

Una de estas viviendas es propiedad de un matrimonio que reside actualmente fuera de la ciudad, pero que acude a ella con asiduidad, sobre todos en fechas veraniegas. La otra estaba habitada por tres personas, una madre y sus dos hijos, que han tenido que abandonar su hogar. El resto de vecinos ayudaron al desalojo y prestaron sus casas y cocheras para servir de morada a los muebles y enseres de los desalojados.

Cuando los afectados detectaron las grietas se alarmaron y se reunieron en plena vía. "Pronto, todos los inicios nos apuntaron a que eran motivo de las obras que se estaban cometiendo en un solar ubicado a la espalda", explican los vecinos, al tiempo que señalan que se trata de "un solar que siempre ha estado allí y que justo cuando se inició el destierro para construir las viviendas, y mucho más cuando se comenzó a ahondar, es cuando empezó a ceder".

Rápidamente se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Baena y con los responsables de la empresa promotora -Jumilo SL-, que es la que está llevando a cabo la construcción en esta zona de una veintena de viviendas. Por parte de la empresa, y según los vecinos, "se echó la culpa a que había gran cantidad de agua en el subsuelo", algo que, "aunque no se descarta por parte de los responsables de Agua del Consistorio, no parece tener razón de ser, puesto que el agua ha estado allí toda la vida y nunca ha habido problemas". En opinión de los vecinos de la calle Calderos, dadas las características del terreno, hubiera sido necesario ir apuntalando cada pocos metros para evitar "este desastre".

Ante la gravedad de los hechos, los propietarios de las siete viviendas afectadas -aunque de momento sólo ha sido necesario el desalojo de dos de ellas- se han reunido y de forma conjunta han contratado "los servicios de un abogado, que ya ha puesto a trabajar a un arquitecto para que estudie si se ha realizado bien o no el destierro y si han realizado todos las medidas oportunas en estos casos, dado el gran desnivel con el que se contaba", aseguraron.

Ayer mismo, los vecinos, arremolinados en la calle y observando por minutos las fisuras y aperturas de las viviendas, subrayaron que "las grietas se hacen mucho mayores por momentos y que incluso en mitad de la vía ya se puede observar una incipiente raja".

La concejala de Urbanismo, María Jesús Serrano, indicó a El Día que, "según los informes de los técnicos municipales, es un problema entre la ejecución de una obra de un promotor privado y los vecinos, por lo que el Consistorio intervino en el momento en que hubo un riesgo para la seguridad y la integridad física de los vecinos y se aprecian daños en la vía pública".

Serrano señaló que tras las visitas continuas a esta zona por parte de los técnicos municipales, "el pasado 18 julio detectaron que la gravedad de las grietas era preocupante y determinaron la clausura de la casa 38, para que no puedan acceder este verano a la misma, y el desalojo de la casa número 40, ambas por daños en la estructura".

La edil de Urbanismo insistió en que "el Ayuntamiento va a luchar para que se depuren responsabilidades y aclarar quien debe asumir los daños menores y mayores ocasionados". En cuanto a la familia desalojada, subrayó que "los Servicios Sociales y de Urbanismo están buscándole un alojamiento temporal" hasta que se solucionen los problemas en su vivienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios