Las especies en peligro se benefician del plan de restauración del parque

  • El lince ibérico, el buitre negro y el águila imperial de este espacio natural protegido contará con una población de conejos suficiente para garantizar su alimentación

La Consejería de Medio Ambiente está desarrollando en el Parque Natural de la Sierra de Cardeña-Montoro un proyecto pionero de restauración de hábitats mediante la naturalización de pinares. El objetivo de este programa, que cambia el criterio tradicional de gestión forestal, es mejorar estos ecosistemas para la recuperación de especies amenazadas como el lince ibérico, el buitre negro y el águila imperial.

El plan se centra en la ejecución de una serie de medidas destinadas a aumentar la densidad de conejos en las zonas seleccionadas, puesto que este animal es la base común en la dieta de esas especies. Para ello, se llevan a cabo tres tipos de actuaciones: el incremento de los lugares de refugio y reproducción para los conejos mediante la construcción de majanos y otras estructuras, así como con la adaptación de zonas seleccionadas por sus características favorables para tales fines; la mejora del hábitat favoreciendo la existencia de agua, alimento y vegetación densa que proporcione cobijo a la especie; y por último, se trabaja específicamente en la mejora de pastizales para aumentar la oferta alimenticia.

El presupuesto de este programa gestionado por la Junta asciende a 3.100.000 euros. Esta inversión ha permitido, desde su puesta en marcha, una intervención directa en 1.636 hectáreas de las Sierras de Cardeña y Montoro. No obstante, la superficie sobre la que se realizan los trabajos es mucho mayor, al comprender dos grupos de montes con superficies aproximadas de 1.852 y 5.346 hectáreas, respectivamente.

Además de las actuaciones de mejora de hábitats, Medio Ambiente contempla repoblaciones de conejos en aquellos lugares donde su presencia es inexistente o muy escasa. Los roedores provienen de poblaciones de la Campiña Sur, donde esta especie está causando daños graves en cultivos y zonas libres de caza, como son las lagunas del sur de Córdoba. Este proyecto de restauración ambiental incluye la construcción de alrededor de 4.800 majanos. En cada uno de ellos se introducirán seis conejos (cuatro hembras y dos machos), lo que supone una estimación aproximada de unos 28.000 animales a lo largo del proyecto.

A fin de cumplir los objetivos básicos propuestos, se emprenden acciones como los clareos en la masa de pinar, que guían la estructura arbórea hacia hábitats más adecuados para el lince, el buitre negro, el águila imperial y el conejo. Además, la creación de claros de cría les proporciona protección ante sus predadores y les asegura un hábitat adecuado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios